Un estudio publicado por Frontiers in Pediatrics indicó que se debe sospechar que los niños con enfermedades gastrointestinales y diarrea, además de fiebre, y que hayan estado expuestos al coronavirus, están infectados.

La investigación señala que los síntomas gastrointestinales que sufrieron los menos estudiados sugiere una posible infección a través del tracto digestivo, y el tipo de receptores en las células de los pulmones a los que se dirige el virus también se puede encontrar en los intestinos.

«La mayoría de los niños se ven levemente afectados por Covid-19 y los pocos casos graves a menudo tienen problemas de salud subyacentes. Es fácil pasar por alto su diagnóstico en la etapa temprana, cuando un niño tiene síntomas no respiratorios o padece otra enfermedad», asegura el autor de este estudio, Wenbin Li, del Departamento de Pediatría, del Hospital Tongji de Wuhan, centro neurálgico de la pandemia en China.

Por ello indicó, se debe sospechar que los niños que tienen estos síntomas podrían estar contagiados, pues algunos de los casos que más tarde fueron diagnosticados con neumonía y Covid-19, comenzaron con ese cuadro.

Hasta el momento se sigue investigando cómo afecta el Covid-19 a los niños, pues hasta el momento los datos muestran que los efectos en este sector son más leves y su mortalidad es mínima.