Notimomento
Inicio / Ciencia / Viajar a Marte es un capricho muy caro y peligroso

Viajar a Marte es un capricho muy caro y peligroso

El 4 de octubre de 1957, la URSS lanzó el Sputnik, el primer artefacto que el hombre ponía en órbita. Cinco días después del inicio de la carrera espacial venía al mundo Yury Usachov (Donetsk, 1957), convertido en la actualidad en uno de los cosmonautas más veteranos, con un total de 552 días acumulados en el espacio a lo largo de cuatro misiones.

En 2004 se jubiló como cosmonauta, aunque sigue trabajando en el programa espacial ruso como especialista principal del Departamento de Vuelos Experimentales de la Corporación Energía. Compagina su trabajo en Koroliov, la ciudad en la que se crearon los primeros cohetes y la primera nave, con una vida discreta: «Me siento muy feliz cuando salgo a comprar el pan y mis vecinos no me conocen», confiesa durante una entrevista, realizada en ruso y con un intérprete. No obstante, admite que le gustaría volver a volar: «Estaría dispuesto a volver al espacio si la agencia rusa solicitara mis servicios y no tuviera que someterme a un entrenamiento tan estricto», asegura.

El ingeniero, que ha visitado Madrid para conmemorar el 56 aniversario del vuelo espacial de Yury Gagarin, el primero que hacía un ser humano, impartió una multitudinaria conferencia junto a Pedro Duque en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) de la Universidad Politécnica de Madrid y otra charla en CaixaForum, organizada por el Centro Ruso de Ciencia y Cultura y Obra Social La Caixa. Una visita que se enmarca dentro del programa de colaboración que ETSIAE ha firmado con la Universidad Estatal del Suroeste de Rusia.

 

 

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2017.

 

A %d blogueros les gusta esto: