lunes, septiembre 20, 2021

UE endurece reglas de exportación de vacunas contra COVID-19

La Comisión Europea amplió sus poderes para limitar la exportación de vacunas de Covid-19. El objetivo es garantizar el suministro de las dosis al bloque de los Veintisiete y tiene por blanco al laboratorio AstraZeneca, que por ahora no ha cumplido a cabalidad con su contrato. Una decisión en vísperas de la reunión del Consejo Europeo.

La campaña de vacunación en Europa no ha podido pisar el acelerador a fondo. Todavía hay rezago en el suministro de las dosis mientras el bloque enfrenta una tercera ola de la pandemia.

Ahora Bruselas pasa de las opciones a los hechos. Este miércoles 24 de marzo, la Comisión adoptó mayores controles de las exportaciones de la vacuna de Covid-19 en su territorio. Esto con el fin de presionar al laboratorio AstraZeneca y también al Reino Unido para un acceso igualitario a las dosis.

Se trata de incluir los principios de proporcionalidad y reciprocidad como criterios cuando se trate de la exportación de vacunas de Covid-19 fuera del bloque. Esto, en aras de mayor transparencia y de manera temporal.

En enero, la Unión Europea puso en funcionamiento un mecanismo de control de las exportaciones de vacunas. Con esto, las empresas que han firmado contrato con el bloque para suministrar las vacunas deben primero obtener la autorización de exportar sus dosis fuera del continente.

La nueva regulación introduce dos modificaciones al mecanismo existente. Por un lado la reciprocidad, a saber si el país destinatario de las vacunas restringe la exportación de la dosis o de materias primas por ley u otras vías. Por otro, la proporcionalidad, si la situación en el país de destino es mejor o peor que en la Unión Europea en términos epidemiológicos, tasa de vacunación y acceso a las vacunas.

Bruselas quiere tener un panorama amplio y claro del comercio de vacunas. La Comisión y los Estados miembro deben evaluar si las exportaciones requeridas son o no una amenaza. Con el mecanismo implantado en enero sobre la autorización de exportación de vacunas fuera del bloque, solo una petición había sido bloqueada. Se trató de dosis de la vacuna de AstraZeneca hacia Australia.

El dispositivo adoptado este miércoles también busca evitar que una empresa evada las restricciones haciendo transitar por otro país las dosis bloqueadas por Bruselas. De ahí que el nuevo texto de la Comisión incluya suspender la lista de los terceros países que gozaban de dichas excepciones. Son en total 17, entre ellos Suiza, Israel, Líbano e Islandia.

No obstante, los Veintisiete afirman que en estas nuevas disposiciones no se incluye el abastecimiento de vacunas en el marco de ayuda humanitaria así como tampoco para los 92 países de bajos y medianos ingresos agrupados en el mecanismo COVAX.

Con esta decisión se espera poder aumentar el suministro de vacunas a los Veintisiete. Un tema que será central este jueves durante el Consejo Europeo, que se llevará a cabo por videoconferencia.

Las restricciones a las exportaciones no tienen solo por blanco al Reino Unido y la maltrecha relación del bloque con el laboratorio AstraZeneca, sino también a los países que ya han vacunado buena parte de su población.

Entre el 1 de febrero y mediados de marzo, la UE ha exportado 10 millones de dosis de vacunas al Reino Unido, pero no ha recibido ni una sola dosis fabricada en territorio británico. Algo que va en contravía del contrato firmado con AstraZeneca, según el cual se entregarían dosis producidas en sus dos fábricas en el Reino Unido.

La presidenta de la Comisión ya había amenazado el pasado fin de semana con bloquear las exportaciones de AstraZeneca si Bruselas no recibía las dosis prometidas. Según lo acordado, este laboratorio se comprometió a entregar al bloque, en el segundo trimestre del año, 70 millones de dosis de los 180 millones previstos en el contrato.

Las palabras de von der Leyen alimentaron el temor de posibles medidas de retorsión que frenarían la producción de vacunas, en detrimento de todos. De hecho, las cadenas de suministro se organizan a escala internacional.

El primer ministro británico Boris Johnson afirmó este martes en conferencia de prensa que «en este país no creemos en los bloqueos de vacunas ni de sus componentes, no importa cuáles sean».

Las discusiones entre ambas partes continúan de uno y otro lado de La Mancha. En especial sobre las dosis fabricadas por AstraZeneca en los Países Bajos.

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: