jueves, junio 17, 2021

Tras erupción volcánica en República Democrática del Congo han huido 400 mil personas

La ciudad de Goma se encuentra casi vacía, mientras las autoridades temen una erupción bajo la zona urbana. Refugiados, entre ellos cientos de niños, han cruzado hasta Ruanda.

Las autoridades de la República Democrática del Congo informaron este viernes que cerca de 400.000 personas han abandonado la ciudad de Goma, en el este del país, ante la posibilidad de que el volcán Nyiragongo vuelva a entrar en erupción. La urbe, normalmente caótica, lucía tranquila y vacía esta jornada, sin presencia militar o policial.

«Unos 80.000 hogares, es decir cerca de 400.000 habitantes, evacuaron la ciudad de Goma el jueves”, indicó el resumen de una reunión de emergencia sobre la situación del volcán celebrada este viernes. A diferencia de los últimos cuatro días, la noche anterior fue tranquila al pie del volcán, donde los temblores fueron menos numerosos e intensos.

«Me quedé en la ciudad, sé que estoy en peligro inminente, pero no tengo alternativa», contó Aline Uramahor, encargada de un comercio de venta de cerveza que permaneció abierto. «Partiré cuando el volcán comience a escupir», agregó. El pasado sábado el volcán entró en erupción de forma repentina, provocando un primer éxodo de Goma, de 600.000 habitantes, y causando la muerte de 32 personas.

Los expertos siguieron monitoreando la situación y el jueves advirtieron sobre «la presencia de magma bajo la zona urbana de Goma, que se extendía bajo el lago Kivu», lo que planteaba la posibilidad «de una erupción en tierra o bajo el lago sin ninguna señal precursora», por lo que ordenaron una evacuación «preventiva». Los peligros son cuatro: los sismos, la toxicidad del aire y el agua por las cenizas, una erupción secundaria y la explosión de una reserva de gas ubicada bajo el lago Kivu.

La organización humanitaria Save The Children aseguró que solo en las pasadas 24 horas unas 3.000 personas, entre ellas 1.800 niños, habían cruzado a Ruanda, para alejarse del peligro. Los desplazados se instalarán en el distrito ruandés de Rubavu, donde las autoridades locales esperan que unas 10.000 personas lleguen en los próximos días, por lo que han establecido tres campamentos para acoger refugiados.

Los campamentos «siguen recibiendo nuevos refugiados, la mayoría de los cuales son niños», afirmó la directora de protección infantil de Save the Children en Ruanda, Aurore Kiberinka, en un comunicado. «Estamos esperando con ansiedad ver qué hará el volcán en las próximas horas, días y semanas. Si estallara por completo, tendríamos una catástrofe humanitaria en nuestras manos», señaló, por su parte, la directora de la ONG en Ruanda, Maggie Korde.

Similar Posts