Inicio / Notimomento / Soriana no se ha hecho responsable del pagado de gastos por el accidente que sufrió una periodista

Soriana no se ha hecho responsable del pagado de gastos por el accidente que sufrió una periodista

Organización Soriana, el corporativo que facturó más de 39 mil millones de pesos de utilidades en el segundo trimestre de 2020, que controla 22 por ciento del comercio de autoservicio en el país y cuenta con mas de 800 tiendas, dejó en total estado de indefensión a una mujer que sufrió un accidente dentro de uno de sus locales, Soriana Pilares, en la Colonia del Valle. A la periodista chilena Ximena Ortúzar, radicada en México, se le fracturó el fémur en ese percance y la empresa, que no ha negado su responsabilidad en el siniestro, ha eludido cubrir los gastos médicos.

En entrevista, la informadora relata que el 10 de agosto, quinto mes de la pandemia, acudió a dicha tienda y en la entrada, instantes después de que un empleado aplicara el termómetro infrarrojo, tropezó con una palangana dispuesta en la entrada para desinfectar las suelas de los zapatos de los clientes. Nadie le advirtió del obstáculo.

En esos momentos ningún ejecutivo acudió en su ayuda. Un médico que estaba en la tienda a simple vista detectó la fractura. Los empleados de Soriana sólo le proporcionaron un número de siniestro –125012020M51– y llamaron a una ambulancia (que le cobró a la paciente 5 mil 800 pesos por el traslado de pocas cuadras a un hospital privado, sin emitir factura).

El hospital particular, Mer Centro Médico, elegido por Soriana, cobró 364 mil pesos por la operación y dos días después dio de alta a Ortúzar. Desde entonces, la afectada ha tenido que pagar de su bolsillo, incurriendo en deudas bancarias, arriba de 400 mil pesos en medicamentos, radiografías, citas a domicilio de la cirujana de la clínica y turnos de 24 horas de enfermeras. Ya agoté los ahorros de toda mi vida. No tengo nada más.

Grupo Soriana exigió que todas las facturas salieran a su nombre pero proporcionó un dato de facturación equivocado. Después de reponer correctamente la documentación, empleados de la cadena de autoservicio –nunca un ejecutivo– les aseguran a las hijas de la accidentada que no se preocuparan, que todo está en manos de la aseguradora.

El ajustador de Sura, por su parte, apenas en septiembre inició el trámite y ha pedido varias veces reponer documentación adicional del hospital y la tienda.

“Mi impresión –expresa Ximena Ortúzar, quien laboró como reportera y corresponsal para la revista Proceso durante 25 años, que colaboró en La Jornada, Instituto Nacional de la Radio y en CNN, con Carmen Aristegui, además de ser catedrática de la UNAM– es que me la están haciendo cansada, que las dos empresas van a hacer todo lo posible por no pagar. Su apuesta es que me canse y deje de exigir que cumplan con lo que están obligados por ley”.

El accidente dejó a Ortúzar con una discapacidad que la tiene totalmente dependiente de la ayuda de otros desde entonces y, como mínimo, por tres meses más.

A %d blogueros les gusta esto: