La crisis de demanda que afecta al transporte público asociada a emergencia sanitaria de coronavirus Covid-19 en la Ciudad de México podría extenderse al menos dos años, en lo que los concesionarios estarían imposibilitados para renovar sus unidades.

De acuerdo con un análisis hecho por la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), los servicios de vagonetas, microbuses, autobuses y corredores han perdido hasta 80% de su demanda, mientras que Metrobús perdió alrededor de 70 por ciento.

El presidente de la AMTM, Jesús Padilla, consideró que los impactos que la crisis ha dejado en el sector ponen en riesgo, por un lado, la permanencia del hombre-camión, el cual tenderá a desaparecer, y por el otro, complica la sustentabilidad financiera de los empresarios.

«NO ESPERAMOS UNA RECUPERACIÓN RÁPIDA, POR LO QUE ESTIMAMOS QUE EN UN HORIZONTE FAVORABLE ESTARÍAMOS HABLANDO DE AL MENOS UN AÑO Y MEDIO, PARA QUE HACIA FINALES DE 2021 ESTO EMPIECE A TOMAR UN CAUCE.

«ES UN HECHO QUE EL TRANSPORTE VIVE DEL NÚMERO DE PASAJEROS QUE TRANSPORTAMOS Y ESO NO SE VA A RECUPERAR EN LOS SIGUIENTES MESES. EN TANTO NO SE ENCUENTRE UNA VACUNA Y SEA LATENTE EL REPUNTE DE CONTAGIOS TENDREMOS QUE PERMANECER CON SANA DISTANCIA DENTRO DE LAS UNIDADES», ABUNDÓ PADILLA.

Consideró que el sector del transporte público en la capital e incluso en el país tendrá que recuperar la demanda a través de ajustes en las frecuencias de paso y una reorganización total del modelo de financiamiento.

El presidente de la AMTM calculó que los servicios concesionados de transporte recuperen no más de 20% de su demanda habitual, lo que obligará a los transportistas a buscar medios alternativos de financiamiento.