domingo, octubre 24, 2021

Senado estatal en Texas aprueba nuevas restricciones al voto

Los republicanos del Senado de Texas, aprobaron este domingo una de las leyes de voto más restrictivas de Estados Unidos, que elimina algunas formas de votar e incluye sanciones penales para funcionarios electorales.

Se espera que el proyecto de ley llegue a la mesa del gobernador este domingo para su firma.

La amplia medida, conocida como Proyecto de Ley 7 del Senado, fue aprobada por los senadores estatales cerca de las 6:00 am, después de ocho horas de cuestionamiento por parte de los demócratas, que difícilmente podrán impedir que se convierta en ley.

El proyecto de ley deberá pasar por una votación final en la Cámara de Representantes de Texas antes de que pueda llegar al gobernador republicano Greg Abbott, quien se espera firmará la ley.

«Tengo serias dudas sobre un proyecto de ley que se elaboró en la sombra y se aprobó a última hora de la noche», dijo la senadora estatal demócrata Beverly Powell.

En las revisiones realizadas durante las negociaciones a puerta cerrada, los republicanos añadieron un texto que podría facilitar que un juez anule una elección y se retrase el inicio de los comicios en domingo, cuando muchos feligreses negros suelen acudir a las urnas después de misa.

La medida, de 67 páginas, también elimina la votación desde el coche y los centros de votación que abren las 24 horas, que el condado de Harris, el mayor bastión demócrata del estado, introdujo el año pasado.

Activistas aseguraron que la medida afectará de manera desproporcionada a las minorías y las personas discapacitadas que residen en uno de los estados con más latinos en el país.

Texas es el último gran campo de batalla en los esfuerzos del Partido Republicano a nivel nacional para endurecer las leyes de votación, impulsados por las falsas afirmaciones del expresidente Donald Trump de que las elecciones de 2020 le fueron robadas.

El presidente, Joe Biden, comparó el sábado desfavorablemente el proyecto de ley de Texas con los cambios electorales en esos estados como «un asalto a la democracia».

El proyecto de Texas facultaría nuevamente a los observadores electorales partidistas permitirles más acceso dentro de los lugares de votación y amenazar con sanciones penales a los funcionarios electorales que restrinjan su movimiento.

 

 

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: