viernes, julio 23, 2021

Se unen grandes ciudades a “La hora del planeta”

Como cada año desde 2007, sitios icónicos en las principales ciudades del mundo apagaron sus luces este 27 de marzo en la denominada Hora del Planeta, tiempo en el que mantuvieron un apagón de forma simbólica. Este evento busca dar visibilidad a la crisis climática y en esta ocasión destacó la posible relación entre la destrucción de la naturaleza y la pandemia del COVID-19.

En México, se apagaron monumentos y edificios emblemáticos de Cozumel, Durango, León, Puebla, Zacatecas y de la Torre BBVA en la CDMX.

La Secretaría de Relaciones Exteriores, a través de la Subsecretaría de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, se sumó a La Hora del Planeta al invitar a las representaciones de México en el exterior a participar y apagar la luz durante una hora, como símbolo de los compromisos internacionales en materia de protección al medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y la necesidad de crear consciencia al respecto.

Desde la Ópera de Sídney, ciudad impulsora del evento, hasta el Obelisco de Buenos Aires, numerosas ciudades apagaron las luces de sus sitios más emblemáticos para alertar sobre la destrucción creciente del planeta.

En París, la Torre Eiffel quedó a oscuras con motivo de la Hora del Planeta y en medio de un nuevo toque de queda que rige ante el avance de la pandemia del COVID-19.

En Londres, el Parlamento, el rascacielos Shard y el London Eye fueron algunos de los sitios más representativos de la ciudad que apagaron sus luces para sumarse a la iniciativa que nació en 2007 para sensibilizar sobre acciones para detener el calentamiento global que afecta a todos por igual.

«La Hora del Planeta es un símbolo con el que queremos recordar que la naturaleza es el sistema de soporte vital que nos brinda todo lo que necesitamos, desde el aire que respiramos hasta el agua que bebemos y los alimentos que comemos y que debemos defenderla ahora para salvaguardar la salud de nuestro planeta y, a su vez, nuestra propia salud y bienestar», indicó el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), impulsor de esta iniciativa global.

A la decimotercera edición de la Hora del Planeta se sumaron, en Europa,  Roma con su famoso Coliseo, Berlín con la Puerta de Brandenburgo y Moscú con la icónica Plaza Roja, que quedaron en la penumbra durante 60 minutos.

El Obelisco de Buenos Aires apagó sus luces para sumarse a la iniciativa de la Hora del Planeta, con el fin de alertar sobre el cambio climático. En Buenos Aires, Argentina, el 27 de marzo de 2021.

En América Latina, se destaca Buenos Aires que dejó a oscuras el Obelisco y el Puente de la Mujer, en el turístico barrio de puerto Madero.

Entre tanto, en Asia, Seúl, la capital surcoreana, y Hong Kong, apagaron las luces de sus rascacielos y edificios más representativos.

Aunque la iniciativa cumple 13 años, en esta ocasión sus organizadores llamaron la atención sobre la destrucción de la naturaleza y el surgimiento de enfermedades contagiosas como el COVID-19, que deja millones de personas enfermas, víctimas mortales y una secuela de economías paralizadas y aumento de la pobreza y el desempleo, entre otras consecuencias.

Combinación de imágenes del London Eye, que apagó sus luces para sumarse a la iniciativa de la Hora del Planeta, con el fin de alertar sobre el cambio climático. En Londres, Reino Unido, el 27 de marzo de 2021.

Las restricciones de movilidad impuestas por distintos gobiernos en un intento por mitigar la propagación del virus, por segundo año consecutivo han hecho que la Hora del Planeta sea “el mayor evento digital en defensa del medio ambiente”, según sus organizadores, por lo que urgen a acciones que detengan la destrucción ambiental.

«2021 es un año decisivo para la protección de la naturaleza», en el que se tomarán decisiones políticas clave en la 15ª Cumbre sobre la biodiversidad de Kunming, China, o en la COP26 de Glasgow, Reino Unido, «dos momentos fundamentales para lograr un plan global ambicioso para transformar la relación de la sociedad con la biodiversidad y garantizar que, para 2050, se cumpla la visión compartida de vivir en armonía con la naturaleza», resaltó el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: