Los niños mexicanos están siendo severamente afectados por la pandemia de SARS-Cov-2 (Covid-19), advirtió Save The Children México al informar que de abril a junio se incrementó el número de casos de menores contagiados.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, al 4 de junio se han registrado 46 muertes de niñas, niños y adolescentes a causa de esta enfermedad, detalló la organización independiente líder en la promoción y defensa de los derechos de los infantes.

«RESULTA ADEMÁS ALARMANTE, QUE ENTRE EL 12 DE ABRIL Y EL 4 DE JUNIO, INCREMENTÓ EL NÚMERO DE CASOS DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES INFECTADOS CON SARS-COV-2 […] PASANDO DE 84 A 2 MIL 228 CASOS, ES DECIR, 26 VECES MÁS EN TAN SOLO MES Y MEDIO».

Save The Children dejó en claro que aunque este grupo de edad no ha sido catalogado de alto riesgo, estos datos deben tomarse muy en cuenta porque los niños también están expuestos a contagiarse, enfermar, y en algunos casos incluso no lograr sobrevivir.

Por ello hizo un un llamado a la sociedad a recordar que el virus aún no está controlado y que los menores también corren riesgos, «por lo tanto, es necesario continuar todas las medidas de prevención recomendadas para evitar más contagios».

La organización no gubernamental (ONG) precisó que de particular preocupación son los millones de niños que por condiciones preexistentes de vulnerabilidad y exclusión social, están aún más expuestos al contagio y la enfermedad.   

«QUIENES PERTENECEN A FAMILIAS EN SITUACIÓN DE POBREZA O QUE NO CUENTAN CON PROTECCIÓN SOCIAL, COMO QUIENES LABORAN EN EL SECTOR INFORMAL, TIENEN UNA MAYOR NECESIDAD Y URGENCIA DE SALIR A TRABAJAR, LO QUE LES DEJA MÁS EXPUESTOS AL CONTAGIO, Y AL REGRESAR A SUS HOGARES, TAMBIÉN EXPONEN A SUS FAMILIAS, INCLUYENDO A LAS NIÑAS Y NIÑOS».

Ante esta situación, Save The Children pidió al Gobierno de México:

1.- Incorporar el principio del interés superior de la niñez al «Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad en México». Es decir, las decisiones de política pública para responder a la crisis sanitaria y socioeconómica deben considerar de forma prioritaria la protección integral, el bienestar pleno de la niñez y adolescencia y la conciliación laboral con la vida familiar.

2.- Ampliar programas para la protección social para la niñez y adolescencia, sobre todo para quienes viven en familias que laboran en el sector informal o que han perdido sus empleos.

3.- Reforzar una campaña de prevención, recordando a la sociedad mexicana que los riesgos por Covid-19  aún están presentes, y es necesario mantener las medidas de prevención recomendadas desde el inicio de la crisis sanitaria. Es importante que esté en todos los formatos y plataformas disponibles, y contenidos también desarrollados en las principales lenguas indígenas.

4.- También, las campañas deben fortalecer la información en materia de nutrición, para prevenir la desnutrición, diabetes, sobrepeso y obesidad.

5.- Fortalecer campañas y acciones de prevención, detección y tratamiento oportuno de enfermedades respiratorias agudas y otras infecciones virales.

6.- Programar una campaña de vacunación para asegurar que, a las niñas, niños y adolescentes, y otras poblaciones vulnerables, se les aplique la vacuna contra la influenza estacional, para prevenir un doble brote infeccioso que pueda sobrecargar el sistema de salud en la época otoño-invierno.