viernes, mayo 7, 2021

Reconoce Biden genocidio armenio por parte del Imperio otomano

El presidente de EE.UU., Joe Biden, reconoció el genocidio del pueblo armenio en el territorio del Imperio otomano a inicios del siglo XX.

«Cada año en este día, recordamos las vidas de quienes murieron en el genocidio armenio de la época otomana y renovamos nuestro compromiso para evitar que tal atrocidad vuelva a ocurrir», reza un comunicado publicado este sábado por la Casa Blanca.

«A partir del 24 de abril de 1915, con el arresto de los intelectuales armenios y los líderes de la comunidad en Constantinopla por las autoridades otomanas, un millón y medio de armenios fueron deportados, masacrados o enviados a la muerte en una campaña de exterminio», continuó.

El mandatario destacó que su país «honra a las víctimas de Meds Yeghern [la frase en armenio que se usa para referirse al genocidio] para que los horrores de lo que ocurrió nunca sean perdidos en la historia». «Y los recordamos para permanecer siempre vigilantes contra la influencia corrosiva del odio en todas sus formas», reiteró.

Turquía rechaza la decisión de EE.UU. de reconocer el genocidio armenio: «Abrirá una herida profunda que sacude nuestra mutua confianza y amistad»

El Ministerio de Asuntos Exteriores turco afirmó que Ankara «rechaza totalmente» la decisión de EE.UU. de reconocer el genocidio armenio, «basada únicamente en el populismo».

«No tenemos nada que aprender de nadie sobre nuestro propio pasado. El oportunismo político es la mayor traición a la paz y la justicia», escribió el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, en su cuenta de Twitter.

Además, la Cancillería de Turquía afirmó en un comunicado que «esta declaración de Estados Unidos, que distorsiona los hechos históricos, nunca será aceptada en la conciencia del pueblo turco y abrirá una herida profunda que sacude nuestra mutua confianza y amistad».

El 12 de diciembre de 2019, el Senado estadounidense aprobó una resolución que reconoció como genocidio las deportaciones y asesinatos en masa de la población armenia realizada por parte del Imperio otomano en 1915. Sin embargo, la administración del entonces presidente del país, Donald Trump, la rechazó.

Tras la aprobación, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresó su rechazo al respecto y sugirió que Ankara podría responder aprobando resoluciones parlamentarias que reconocen como genocidio los asesinatos de nativos norteamericanos en siglos pasados.

Por su parte, Turquía acepta que en las deportaciones de armenios murieron miles de personas, pero se niega a considerar estos hechos un exterminio organizado.

Similar Posts