martes, junio 22, 2021

Primera cumbre presencial del G7 postpandemia tiene como temas principales las vacunas, el medio ambiente y la reactivación económica

El primer ministro del Reino Unido es el anfitrión de los presidentes y jefes de gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y la Unión Europea. Las vacunas, el medio ambiente y la reactivación económica están en su agenda

El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó este viernes la primera cumbre del G7 en persona desde hace casi dos años como una “enorme oportunidad” para poner en marcha la recuperación mundial tras la pandemia del coronavirus.

Al inaugurar la reunión de líderes en Carbis Bay, en el suroeste de Inglaterra, el anfitrión de la cumbre aseguró que es esencial lograr un futuro más equitativo para el mundo. “Tenemos que asegurarnos de que al recuperarnos reconstruimos mejor. Tenemos una enorme oportunidad de hacerlo como G7”, afirmó.

“Necesitamos aprender de la pandemia, asegurar de que no repetimos algunos de los errores que sin duda hemos hecho en los últimos 18 meses”, señaló Johnson ante los dirigentes de las democracias más desarrolladas del mundo.

Agregó que los países tampoco pueden permitirse cometer los mismos fallos que en la gran recesión de 2008, “cuando la recuperación no fue uniforme por todas las partes de la sociedad”.

La cita del G7 reúne a jefes de Estado y de gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

En el centro de las conversaciones estarán la recuperación de una economía mundial paralizada por la pandemia y un reparto más equitativo de las vacunas contra el covid-19 por parte de los países ricos.

Ante los crecientes llamados a la solidaridad, Johnson instó a sus homólogos a comprometerse a “vacunar al mundo” para finales del próximo año, “porque nadie puede estar bien protegido hasta que todo el mundo lo esté”.

Según Downing Street, los líderes acordarán proporcionar “al menos mil millones de dosis” compartiéndolas o financiándolas y aumentar la capacidad de producción, con el objetivo de “acabar con la pandemia en 2022”.

Estados Unidos ya se ha comprometido a donar 500 millones de dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech a 92 países desfavorecidos. El Reino Unido distribuirá por su parte 100 millones de dosis de excedente, principalmente mediante el programa Covax.

El G7 también pedirá una nueva investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el origen del coronavirus.

Similar Posts