lunes, abril 19, 2021

Por parte de la delincuencia organizada Vacunas contra Covid-19 falsas, peligro de muerte 

Por ROBERTO MELENDEZ S.

bobymesa@yahoo.com.mx

Mediante la suplantación de identidad de conocidas empresas farmacéuticas, entre las que destaca Pfizer y por medio de Redes Sociales y otros medios electrónicos, el crimen organizado realiza no sólo fraudes con el supuesto suministro de la vacuna contra el Coronavirus, sino incluso la venta directa de la misma, lo que aumentará la “cifra negra” de la pandemia, sostuvo el Consejo Nacional de Seguridad Privada.

La delincuencia organizada suplanta identidad de farmacéuticas e integra supuestas brigadas de vacunación anticovid, como ha ocurrido en Quintana Roo, por lo que el incremento de defunciones y contagios por la pandemia podría aumentar. Los delincuentes han redireccionado sus esfuerzos en la falsificación y venta ilegal de la vacuna, siendo el fraude cibernético el mecanismo principal para realizar dichas acciones delictivas que atentan contra la salud de todos los mexicanos, sostuvo Raúl Sapién Santos, presidente del CNSP.

“Desafortunadamente, la comercialización de todas estas vacunas falsas podría enmascarar aún más los indicadores que actualmente presenta la Secretaría de Salud y disparar de manera exponencial la cifra negra en el número de contagios y defunciones por Covid-19”, acotó el dirigente, quien acreditó que “ya proliferan cientos de miles de anuncios y sitios en internet que promocionan estas estafas”.

Desde el pasado mes de diciembre, la organización de seguridad alertó a los  ciudadanos respecto al interés que tienen los grupos criminales por lucrar con vacunas falsas, pues la situación sanitaria está llevando a la población a tomar determinaciones arriesgadas para tratar de salvaguardar su integridad.

Sapién Santos consideró que “hemos llegado a un punto en el que ya no es cuestión de analizar cómo se falsificará la vacuna, sino la rapidez con la que reaccionarán los grupos delictivos para promocionarla y las medidas que deben tomar tanto el gobierno federal como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios para desarticular a los criminales”.

“Debido a que diferentes estados de la República Mexicana ya han regresado al rojo en el semáforo sanitario y aunado al nuevo desborde en la capacidad de los hospitales, como Consejo Nacional de Seguridad Privada y por los convenios que tenemos con distintas instituciones, emitimos esta nueva alerta, a manera de labor social en un momento que se precisa sumamente difícil y de alto riesgo para todos los mexicanos”, asentó.

Recordó que la delincuencia ha montado laboratorios clínicos apócrifos en  Jalisco, Tamaulipas, CDMX y Chihuahua donde se clausuraron laboratorios como La Puerta de Hierro y Healthy Industries, pues en ellos se llevaban a cabo pruebas simuladas de SARS- CoV-2 y se falsifican resultados, defraudando a la población y poniendo en riesgo la vida y la salud de miles de personas.

Las autoridades sanitarias también han “encendido los focos rojos” de alarma en el sureste del país, pues células delictivas han lanzado en Quintana Roo falsas campañas de vacunación anticovid a nombre de Pfizer o compañías de vacunación, por lo que es preciso blindar todos los frentes, ya que tampoco se descarta que cárteles como la Familia Michoacana y el Jalisco Nueva Generación intenten interrumpir las cadenas de suministro de medicamentos contra el coronavirus en los distintos tramos carreteros que están bajo su dominio

“El asunto podría tornarse muy complejo por la cadena de corrupción que se teje alrededor de delitos como el robo de medicamentos, pues en ello además de intervenir los cárteles también lo hace policías municipales y estatales coludidos, siendo el último eslabón la sociedad civil que contribuye al fortalecimiento de ese delito mediante la compra dichas medicinas en los tianguis, dándole a ganar a los delincuentes hasta 2 mil millones de pesos al año.

Además, se tiene el consumo de productos milagro contra el coronavirus por parte de la ciudadanía, señalados por la Procuraduría Federal del Consumidor como todos aquellos que se caracterizan por utilizar publicidad exagerada para exaltar sus cualidades, atribuyéndole beneficios extraordinarios y propiedades curativas sorprendentes o fantasiosas, las cuales no se encuentran sustentadas por estudios técnicos o científicos, por lo que el consumidor corre el riesgo de caer en un fraude.

“Estamos ante un problema sumamente serio, pues los delincuentes aparte de dedicarse al secuestro, la extorsión o el robo a casa habitación, ahora están incurriendo en la falsificación de logotipos de instituciones de salud y laboratorios reconocidos para practicar pruebas apócrifas y próximamente para aplicar vacunas hechizas, que ponen en peligro la integridad de las víctimas, haciéndoles perder su dinero y probablemente hasta su vida”, concluyó.

 

Similar Posts