Inicio / Justicia / Pondrán en adopción a 27 perritos que habitan en la zona arqueológica de Chichén Itzá

Pondrán en adopción a 27 perritos que habitan en la zona arqueológica de Chichén Itzá

Los perritos que deambulan en Chichén Itzá en una primera fase recibirán atención veterinaria para después darlos en adopción.

Los 27 perritos que deambulan en la zona arqueológica de Chichén Itzá desde hace años y que pueden representar un riesgo para los visitantes, están a punto de ser capturados para recibir atención veterinaria y ser desparasitados, para posteriormente ponerlos en adopción.

El Patronato Cultur, instancia que administra la zona turística en ese sitio maya, señaló que como parte de la Operación Rescate de Perritos de Kukulkán han conseguido que los animales coman croquetas durante cierto tiempo dentro de varias jaulas-trampa.

Esta jaulas se instalaron en sitios estratégicos de esa zona arqueológica, a fin de que los perros tengan confianza para cuando llegue el momento en que aquéllas sean activadas y sean atrapados para su revisión médica, explicó el director de la dependencia, Mauricio Díaz Montalvo.

De acuerdo con personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), actualmente hay alrededor de 27 perros viviendo en ese sitio. Aunque algunas perritas han dado a luz y muchos de los cachorros han sido adoptados por pobladores de comunidades cercanas, todavía quedan bastantes canes en el sitio.

Siguiente fase, identificarlos

Por tal razón, la siguiente fase, que durará unas cuatro semanas aproximadamente, consistirá en la identificación de cada uno de los perros, a quienes se les colocará collares de colores con su información y condición general de salud.

Justo en el momento en que se les coloque el collar, también se les darán las medicinas correspondientes para su desparasitación, comentaron los representantes de asociaciones protectoras de animales que participan en este operativo.

Foto: Especial

Dijeron que cuando sean atrapados se determinará qué tan sanos o que tan enfermos están para que, según cada caso, se les proporcionen los tratamientos y medicinas adecuados.

Después de todo este proceso se decidirá cuántos podrían quedarse, para mantener el equilibrio en Chichén Itzá y eviten que lleguen más perros, y cuántos serían dados en adopción.

A %d blogueros les gusta esto: