Inicio / Nacional / Policías estatales roban y golpean a un automovilista en Ecatepec

Policías estatales roban y golpean a un automovilista en Ecatepec

Tres elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de México (SSC) despojaron de sus pertenencias, privaron de su libertad  y golpearon a un automovilista que circulaba por el municipio de Ecatepec.

Un hombre con una herida sangrante de por lo menos 3 centímetros en la frente, arriba del ojo derecho, llegó al puesto del alcoholímetro que se instala cada viernes sobre la Vía Morelos, frente al deportivo Siervo de la Nación, en la colonia Santa María Tulpetlac, en Ecatepec para pedir ayuda a personal del gobierno de Ecatepec que participa en dicho programa.

Saúl “N”, como se identificó ante oficiales y personal de gobierno que laboran en el filtro del programa “Conduce sin Alcohol”, denunció que fue interceptado por una unidad de la Policía Estatal, cuando viajaba a bordo de su camioneta Mazda 3, Modelo 2018, placas HHL – 8884, sobre Avenida Central, 50 metros antes de incorporarse a Primero de Mayo.

Agregó que los uniformados le ordenaron que se detuviera para una revisión de rutina, sin embargo lo obligaron a descender de su vehículo porque supuestamente mostraba una actitud sospechosa.

La víctima, quien dijo ser vecino de Plaza Aragón, refirió que una vez que bajó de su camioneta fue agredido a golpes, inclusive con un bóxer, con el que al parecer le habrían provocado la lesión en la frente.

El afectado señaló que venía de dejar a su novia en su casa e iba camino a su domicilio.

Personal de Protección Civil que también se encontraba en el módulo del programa Conduce Sin Alcohol le brindó atención médica y contuvo el abundante sangrado con el que llegó caminando. Personal de la policía municipal tomó conocimiento de lo sucedido y de inmediato dieron aviso a través de radiofrecuencias.

Tras la agresión, Saúl dijo que los presuntos integrantes de la policía estatal lo despojaron de un anillo, su celular y un reloj, no así de su vehículo ya que una vez que logró establecer contacto con sus familiares, estos acudieron al puesto del alcoholímetro para informarle que su camioneta permanecía en el sitio en donde fue interceptado.

Con el coraje a flor de piel, la víctima afirmó que acudiría a presentar una denuncia ante el Ministerio Público y cooperar para identificar en las investigaciones a los presuntos policías del Estado de México.