Miles de pequeños comerciantes y empresarios mexicanos, desconocen si forman parte de aquellos que están obligados a cerrar por la emergencia sanitaria derivada del Covid-19. Este desconocimiento está siendo aprovechado por falsos inspectores del Estado de México. 

De acuerdo con la Unión de Industriales del Estado de México, los falsos inspectores aprovechan que los comercios y empresarios no conocen las disposiciones completas y amenazan con clausurarlos a menos que les ofrezcan un soborno para no hacerlo. 

Ante esta ola de extorsiones, la Unión de Industriales del Estado de México inició cursos virtuales para asesorar a más de 300 empresas mexiquenses, sobre las disposiciones legales derivadas de la Fase 3. 

La intención es que los empresarios eviten sanciones que van de los 100 mil a 400 mil pesos por no respetar la suspensión de actividades, y estar al tanto de la ley para evitar ser extorsionados por falsos e incluso auténticos inspectores. 

Durante las últimas semanas se registraron extorsiones a industrias mexiquenses del sector metalmecanico y comercializadora de alimentos. 

David García, presidente de la Unión de Industriales del Estado de México, indican que las dudas más grandes de los empresarios consiste en que no saben si sus negocios son o no esenciales. 

«En las zonas industriales de Naucalpan, Tlalnepantla, Izcalli y Ecatepec, se ha mermado la actividad y muchas ya parecen zonas muertas, pero si visitar áreas comerciales y de servicios en Periférico y Gustavo Baz o Vía Morelos, los pequeños y medianos negocios siguen funcionando, y podrán convertirse en focos de infección», señaló.