viernes, mayo 7, 2021

PENAL DE CHICOLOAPAN ¡LUPANAR! DIRIGIDO “POR CHOFER” , PROTEGIDO POR DIRECTOR GENERAL

** Custodios, custodias, personal administrativo, hombres y mujeres privados de su libertad, denuncian robo, extorsión, maltrato físico y mental, así como abusos sexuales al interior del Penal.

** Exigen intervención de CIDH, así como Comisiones Nacional y Estatal de Derechos Humanos, pero sobre todo del Gobernador Alfredo del Mazo Maza para que pongan un ¡hasta aquí! a tantos abusos.

Con la esperanza de que sus súplicas serán escuchadas, atendidas y resueltas por el gobernador Alfredo del Mazo Maza, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y las Comisiones Nacional y del Estado de México de Derechos Humanos, familiares de internos, custodios y empleados del penal de San Vicente Chicoloapan (Centro Preventivo de Readaptación Social), denuncian las extorsiones, castigos y abusos sexuales de que son objeto por parte de “influyente y deshumanizado individuo” identificado como “Sandoval”, quien se desempeña como ayudante, colaborador o, mejor dicho ¡como simple y llano chofer! del Director del penal, de nombre Bertín Arellano Gómez, quien “inexplicablemente se somete a las arbitrariedades de su chofer” quien ha convertido el Penal en un verdadero “lupanar”.

Afectados por esta situación, llegan hasta la redacción de unomásuno para exigir que ¡ya basta de arbitrariedades, extorsiones, abusos sexuales, amenazas, castigos y otras conductas lesivas a la dignidad, economía y bienestar de quienes tienen la desgracia de encontrarse privados de su libertad o bien laboran en ese penal!, convertido en sucursal del infierno tras la infamia y la ignominia, penal que es utilizado por “Sandoval” para enriquecerse de manera escandalosa y satisfacer sus desenfrenados y enfermos impulsos sexuales y venganzas contra quienes se oponen a sus caprichos, abusos y excesos, los que es un hecho, son tolerados por la dirección. De ahí que ¡demandamos la intervención del gobernador y dependencias defensoras de los derechos humanos!, puntualizaron familiares de reos.

En los mismos términos lo hacen parientes, custodios y otros trabajadores del supuesto Centro de Readaptación Social mexiquense, a quienes “Sandoval” los tiene amenazados y cuidado no entregan las cuotas que les exige, entre ellas una “coperacha para la gasolina”, dicen.

“Duele reconocerlo, pero en ocasiones tenemos que recurrir a los reos para que nos entreguen dinero y con ello cubrir las exigencias económicas de “Sandoval”, quien ha hecho de la cárcel una fuente inagotable de riqueza, pero a la vez una sucursal del mismísimo averno, donde a diario se violentan los derechos humanos de todos quienes por diversas causas se encuentran en el mismo, lugar que, por cierto ¡es una verdadera pocilga”, pues, además de tener que soportar los abusos de este enfermo sujeto, se puede encontrar que en una celda hay hasta 25 reos cohabitando, sin la mínima medida de higiene, por lo que los contagios están a la orden del día”.

No obstante el temor fundado de que “Sandoval” cobre venganza si llega a descubrir quienes le denuncian, los quejosos afirman que a diario el “hombre de todas las confianzas del director Arellano Gómez” obtiene “carretadas” de dinero por el cobro hasta de las cobijas con las que los reos se protegen del inclemente frío que se registra en el lugar.

Los quejosos, aseguran que “cobra hasta por respirar. A él no le importan la crisis de salud y económica que se registra en estos momentos, a él le interesa únicamente el poder, el dinero y satisfacer sus bajos instintos, ya que obliga a las internas a sostener relaciones carnales cuando quiera, donde quiera y si alguna de sus víctimas se niega a entregársele debe atenerse a las consecuencias”.

Refirieron que el influyente chofer exige a quienes ingresan comida para sus familiares presos de 500 a mil pesos, por el uso de gorras 500, por cobijas 500 pesos, por seguridad hasta mil pesos y la cifra se eleva hasta 10 mil pesos para que los presos no sean ingresados a celdas de castigo. “Cobra por todo, pero desconocemos a donde vaya a parar la fortuna que a diario recibe ese señor, quien es hombre de cuchillo y horca, al que hay que temerle por la influencia que ejerce sobre los funcionarios del penal, incluido el director, quien hace oídos sordos a las quejas de los internos, sus familiares e incluso de custodios y otros trabajadores del penal”.

De igual forma, los denunciantes expusieron que el abusivo individuo ingresa a los dormitorios de mujeres a la hora que “se le pega la gana” y “selecciona” a quien habrá de satisfacer sus bajos instintos sexuales, además de organizar fiestas al interior del penal, las que concluyen ya entrada la madrugada o bien cuando el chofer así lo determine. Los abusos sexuales no sólo son contra las internas, sino también en agravio de custodias y trabajadoras administrativas. Por lo que hace a los custodios, “Sandoval” les exige diversas cantidades de dinero para no ser despedidos o bien castigados por supuestas indisciplinas. ¡Ya basta de atropellos!

Los denunciantes destacaron que debido a los excesivos cobros que hace “Sandoval” han tenido que recurrir a préstamos para satisfacer las ilegales exigencias, por lo que “estamos endeudados hasta el tuétano”. “La mayoría de nosotros hemos agotado nuestros recursos económicos para evitar que nuestros reos y prisioneras sean perjudicados, para que no se les incomunique, para que no se les castigue o bien para que no se abuse sexualmente de ellas, por lo que demandamos la intervención del señor gobernador Alfredo del Mazo, de la presidencia de Derecho Humanos mexiquense y otras autoridades”.

Es verdaderamente inconcebible que un solo sujeto, peor aún, que un simple “chofer” que seguramente no tiene preparación alguna, tenga contra la pared a todo un penal como el de Chicoloapan y que las autoridades se hagan “de la vista gorda”, sobre todo que permitan el abuso sexual de las internas que, con tal de no caer en celdas de castigo donde el trato es infrahumano, tienen que ceder a los caprichos de este satiriaco sujeto, además de tener que pagar con dinero, para evitar otra clase de abusos.

De ahí que los quejosos, hombres y mujeres, privados o no de su libertad, personal administrativo, custodios y custodias del Penal de San Vicente Chicoloapan, dan vista, principalmente, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en base a los Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas, misma que aplica en países como Argentina, Barbados, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, entre otros, y muy particularmente México, por lo que es obligación de estas autoridades intervenir, de manera inmediata, contra los abusos que se cometen en el Centro de Readaptación Social de San Vicente Chicoloapan.

Si las autoridades estatales se sienten “rebasadas” para poner un ¡ya basta!, a las arbitrariedades cometidas por un “simple chofer”, con la venia del Director General del Penal, Bertín Arellano Gómez, quien se ha convertido en un “pelele” del tal “Sandoval” y, dicho sea de paso, este “director” ha sido denunciado en innumerables ocasiones por cometer actos abusivos en los cargos que ha sostenido por lo que, una vez más, se exige la intervención de la CIDH en un afán se salvaguardar la integridad tanto física como mental de los hombres y mujeres privados de su libertad en dicho CPRS, al tiempo que se pide den a conocer los resultados de las investigaciones que se lleven a cabo en el lugar.

Similar Posts