martes, diciembre 7, 2021

Particularmente de perros, robo de mascotas, negocio redondo

Por ROBERTO MELENDEZ S.

bobymesa@yahoo.com.mx

 

Si bien es cierto que no son de la misma “familia” que los dos bulldogs franceses hurtados a la cantante Lay Gaga en Hollywood, California, en México han resurgido pandillas delincuenciales especializadas en el robo de mascotas, principalmente perros, entre los que destacan los chihuahua, pomeranía, schnauzer, bull terrier inglés, golden retriever y pastor belga, aunque también existen “razas inferiores”, más no por ello menos queridas por sus dueños, a quienes los “plagiarios” exigen diversas cantidades de dinero para devolverlos, por lo que resulta imperativo sancionar con severidad esta ramificación de la delincuencia organizada.

“No es atrevido, mucho menos aventurado, que el robo de mascotas en nuestro país, particularmente en la ciudad de México, va en aumento y forma parte de la delincuencia organizada, la que opera particularmente en las colonias Polanco, Lindavista, Nápoles, San Ángel, Condesa, del Valle, Roma, Coapa, San Jerónimo y Santa María, en las que los vecinos o bien los cuidadores de animales sacan a pasear a sus mascotas, las que son altamente codiciadas por los malandrines por los jugosos rescates que generalmente llegan a cobrar”, exponen efectivos policiales allegados al caso.

Informes obtenidos con corporaciones policiales refieren que más del 80 por ciento de los robos de mascotas o animales de compañía son perros, seguidos por los gatos y en ocasiones por aves, ratones y alguna otra especie, los que raramente se encuentran registrados, por lo que sus dueños solo en contadas ocasiones acreditan la propiedad, Ante ello, ha resurgido la creación de un Registro Único de Mascotas, a las que se propine colocarles un chip localizados en el momento que sean vacunados.

Y cuando todo indicaba que dicho delito iba a la baja e incluso desaparecido debido a la pandemia del Coronavirus, las organizaciones criminales en este rubro resurgen y en no pocas ocasio0nes llegan a cobrar recompensas por la entrega de mascotas, particularmente en las alcaldías de Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Tlalpan, Coyoacán, Cuajimalpa, Magdalena Contreras y Cuauhtémoc. En ocasiones las exigencias de los delincuentes son superiores de los 20 mil pesos.

De acuerdo a policías de investigación, preventivos y auxiliares de la Procuraduría General de Justicia y Secretaría de Seguridad citadinas, la problemática no es privativa de la capital del país, sino se presenta ya en la mayoría de las entidades federativas. “Desde hace ya algunos años, pero sobre todo en los últimos dos, el robo o secuestro de animales de compañía, en los que se incluyen gatos, loros y otros animalitos, pero particularmente los canes, ha venido en aumento y se pudo establecer que ya operan en toda la geografía capitalina empresas criminales dedicadas a ese ilícito, el que sin duda alguna les reditúa altas ganancias económicas.

Al igual que en otros rubros de la delincuencia, los ciudadanos no tienen la costumbre de la denuncia y los fiscales carecen de criterio para iniciar averiguación previa por el robo de un animal. El robo-secuestro de mascotas se ha convertido en un negocio altamente rentable, ya que si los dueños del animalito robado no acceden a pagar lo exigido por el ladrón, estos venden el mismo a criaderos, donde sus dueños los cuidas, cruzan y obtienen buenas ganancias por la venta de los cachorros, los que por lo general comercializan con cartillas de vacunación y otros documentos que avalan ser de las mejores razas, con un largo historial y categoría.

Se expuso que los dueños de un pastor alemán o un bulldog inglés llegan a pagar recompensas que van de los 14 mil a los 40 mil pesos, por lo que este tipo de animalitos siempre está en la mira de los rufianes. “Uno de los mayores y más frecuentes errores de los propietarios de los canes secuestrados el de ofrecen altas recompensas a quienes informes respecto del paradero de sus mascotas, lo que es aprovechado por los secuestradores para exigir fuertes cantidades de dinero para devolverlos”.

Asimismo, organizaciones de protección a los animales aseguran que los ladrones también extorsionan con importantes cantidades de dinero a quienes han perdido a su mascota, ya que el proporcionar los daños de las mismas y ofrecer recompensas les esquilman recursos económicos sin tener al animal, argumentando de matarán al mismo sino les entregan el numerario exigido, hecho que no es denunciado por lo general ante las autoridades.

Cabe señalar que en la CDMX ya existe una brigada de protección animal por parte de autoridades policiales preventivas, pero los estudiosos de la problemática citan que los ladrones de mascotas explotan perfectamente los sentimientos de los dueños de esos animalitos para enriquecerse en muy poco tiempo y que no son denunciados por temor a que sacrifiquen a las queridas mascotas, sobre todo a las de sus hijos.

“El secuestro de perros, sin exagerar, se ha convertido en uno de los más lucrativos ilícitos de la delincuencia organizada, ya que se tienen documentadas la existencia de algunas bandas especializadas en el robo, las que operan principalmente en colonia consideradas como de primer nivel, como sería Polanco, Lomas de Chapultepec, San Ángel, Del Valle, Lindavista, Bellavista, Toriello Guerra, Nápoles, Chapultepec, Narvarte, Roma, Condesa, El Carmen, Chimalistac y Condesa, por citar algunas.

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: