Policías de la Ciudad de México inconformes se concentraron en la Unidad de la Policía Metropolitana para exigir que se les dé garantías al ejercer su trabajo, así como la liberación de sus compañeros acusados de agredir a la joven Melanie.

Los uniformados se dijeron cansados de ser golpeados, humillados y agredidos cuando salen a las calles a resguardar inmuebles, monumentos o la integridad de personas durante las protestas en las que participan grupos de anarcos.

Aseguraron que «nadie los apoya», por lo que pidieron dialogar con sus superiores, de lo contrario amagaron con ya no salir a vigilar en las marchas o protestas.

Los policías argumentan que ellos son agredidos sin poder defenderse, pues de lo contrario son acusados de abuso de autoridad.

«SI NO QUIEREN QUE LES HAGAMOS NADA A LOS ANARQUISTAS, PUES QUE NO NOS MANDEN», EXPUSO LA POLICÍA MARÍA ESTHER AL DIARIO EL UNIVERSAL.

Asimismo, informaron que están organizando una protesta masiva para el próximo 15 de junio, en la cual pedirán respeto y garantías al ejercicio de la Seguridad Pública.

El viernes 5 de junio dos uniformados hicieron uso de la fuerza contra la joven de 16 años, identificada como Melanie, quien participaba en la protesta por los asesinatos de Giovanni López, en Jalisco, y George Floyd, en Estados Unidos; la joven recibió varios golpes y fue trasladada al hospital.