jueves, enero 21, 2021

Mujer de 96 años, Araceli Hidalgo, primera en recibir vacuna contra Covid-19 en España

Arranca la campaña de inmunización contra el coronavirus con la Inyección a la usuaria de la residencia Los Olmos de Guadalajara, y a Mónica Tapias, una sanitaria del centro,

Araceli Rosario Hidalgo, de 96 años, la residente de más edad del geriátrico Los Olmos, en Guadalajara, es la primera vacunada de la covid-19 en España. “A ver si podemos conseguir que el virus este se nos vaya”, ha dicho minutos después. Con ella y con Mónica Tapias, de 48 años, trabajadora del centro, ha arrancado a las 9.05 de este domingo la mayor campaña de inmunización en España. De los 70 mayores que viven en la residencia, la única totalmente pública de la ciudad, cerca de 60 recibirán la primera dosis del fármaco de Pfizer y BioNTech hoy.

Llega Araceli a la zona preparada en la residencia para la vacunación. Se ha sanitizado mientras esperaba a que la enfermera Carmen Carboné prepare la inyección. “Es un pinchazo que no va a notar. Me avisa si nota algo de picor o escozor”, le ha advertido la sanitaria ante las cámaras de TVE, única cadena autorizada a retransmitir la vacunación. “Ya está. Ha sido usted la primera de España”. “Gracias a Dios”, ha respondido la anciana, nacida en Guadix (Granada) y residente en Los Olmos desde 2013. Después, se ha quedado sentada en un sillón a pocos metros para esperar por si había efectos adversos.

A partir del lunes, se producirán las entregas semanales a las comunidades autónomas con una media de 350.000 dosis priorizadas para cuatro grupos de población: los residentes y personal sanitario y sociosanitario en residencias de personas mayores y con discapacidad; el personal sanitario de primera línea; otro personal sanitario y sociosanitario y grandes dependientes no institucionalizados.

Tras Araceli, ha sido el turno de Mónica Tapias, auxiliar de enfermería que lleva 10 años trabajando en la residencia. Con uniforme blanco y un alegre gorro sanitario azul y amarillo, se ha sentado y ha reconocido estar nerviosa. “Se nota al entrar una ligera molestia”, ha descrito ante las cámaras tras el pinchazo. “Lo importante sería que nos vacunáramos al 100%”, dice. Si no, “el mayor número de personas posibles para intentar erradicar la enfermedad, porque ha sido muy duro y más ahora que se prevé una tercera ola”, advierte. Esta auxiliar explica la dureza vivida en los primeros meses de la pandemia. “No te da tiempo a recuperarte de una muerte cuando llega otra, ves a familias a las que ha devastado la enfermedad y es muy triste”. Tapias se emociona cuando cuenta que lleva desde marzo sin poder acercarse a sus padres, de 73 y 79 años. “Les echo de menos, la cercanía de la familia, los abrazos, eso es lo que quiero que pase, volver a la normalidad”, concluye.

Similar Posts