Inicio / CDMX / Medidas sanitarias frenan comercio establecido del Centro Histórico

Medidas sanitarias frenan comercio establecido del Centro Histórico

 

Comerciantes establecidos del Centro Histórico piden al gobierno capitalino no parar la economía a costa de generalizar la aplicación de las reglas sanitarias, en las calles dónde se ubican sus negocios.

Unomásuno detectó que debido a la peatonalización de las arterias viales, no se puede cargar o descargar mercancía  en los establecimientos o sus alrededores, ni existe una zona especial para ese fin.

Por no poder entrar o salir con sus vehículos, los clientes evitan comprar en volumen, consumir o comer en los lugares donde el semáforo epidemiológico naranja lo permite.

Es el caso del tradicional restaurante de comida libanesa Al Andalus, de la calle de Mesones, donde Fouad Mazeh, uno de los chefs y dueños, advierte que tiene un compromiso con la clientela pero que esta no puede llegar por el cierre de las vías de acceso.

La gente, asegura, quiere venir y gastar en el Centro Histórico, pero no pueden entrar por las restricciones y eso para la inversión en general, advierte.

Revela que para mantener esta fuente de trabajo para 40 familias, tuvo que recurrir a sus ahorros y pedir un crédito bancario, porque la pandemia le pegó duro a 30 mil restaurantes del país que permanecieron cerrados durante tres meses, indica.

Para el restaurantero, las decisiones de las autoridades frenan las inversiones en el Centro Histórico porque no toman en cuenta la opinión de los empresarios y desconocen el potencial económico y cultural de la zona.

Gerardo Esteban, propietario de una tienda de telas en República de El Salvador, coincide en que no los dejan vender y que los tienen castigados, por lo que ve muy lejos la recuperación económica.

Expuso que a causa del cierre de las calles no les llega el flujo de personas que vienen a comprar a esta tradicional zona comercial y considera injusto que los comparen con las calles que se atiborran de gente.

Denunció que en las áreas más transitadas los vendedores ambulantes si están vendiendo con toda libertad, pesar de que no pagan impuestos ni renta de locales ni encargarse de una nómina de al menos seis empleados, como en su caso.

Advierte que los comerciantes establecidos cumplen con todas las medidas sanitarias para evitar un contagio de COVID-19, mientras que el ambulantaje lo propicia al no portar ni siquiera un tapa bocas.

Luego de que el Gobierno de la Ciudad de México endureciera las reglas para que el Centro Histórico volviera a la actividad económica, continúan las aglomeraciones en sus principales avenidas como Pino Suárez, dónde se ubica un filtro sanitario en el que brigadistas y policías toman la temperatura, regalan tapa bocas y proporcionan gel antibacterial, a decenas de personas que transitan cada minuto la mayor parte del día, mientras los locales comerciales de las calles aledañas como Correo Mayor se enfrentan a todo tipo de restricciones, aplicadas por la contingencia epidémica.

 

 

#Hoyenunomasuno #unomasunoNoticias #Redaccion
#unomásuno #webmaster@unomasuno.com.mx
D.R. unomásuno – TVDIARIOMX 2020