viernes, julio 23, 2021

Más de dos mil cargos en disputa, elecciones de terror

Por ROBERTO MELENDEZ S.

bobymesa@yahoo.com.mx

 

Sin lugar a dudas, la contienda electoral del próximo seis de junio, en las que se disputan más de dos mil cargos de elección popular, serán históricas en la vida democrática del país, pero también, a decir de abogados, criminólogos, organizaciones civiles y analistas, podrían ser las más violentas, como lo acredita el hecho del evento se han registrado 65 homicidios de “carácter político”, la mayoría de ellos en el ámbito estatal. Se estima que el plan de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de la Federación para garantizar la seguridad de los contendientes es más una “acción con tintes electorales” que una “realidad para prevenir y combatir los ataques a aspirantes a gobernadores, diputados federales y locales y aproximadamente dos mil presidencias municipales.

Expertos en la materia refieren que “es un secreto a voces” que no son pocos los casos en los que la delincuencia organizada designa a quienes habrán de ocupar las alcaldías, diputaciones locales, regidurías y presidencias municipales, las que de igual forma son “ofertadas” a políticos o aspirantes con abundantes recursos económicos o influencias políticas, que “cambian de partido conforme a sus ilegales intereses”. Guerrero, Oaxaca, Hidalgo, Sinaloa, Chiapas, Quintana Roo, Nuevo León, Jalisco y Tamaulipas, son las entidades en las que con mayor frecuencia se registran estas irregularidades.

A decir a analistas, el objetivo principal de la delincuencia organizada es el de mantener el poder y control de las “plazas” para el trasiego de drogas, personas, armas, cartuchos, precursores químicos y cargadores, sino también para el secuestro, extorsión, cobro de piso y otros delitos considerados como de “alto impacto”. “Cuenta con los recursos humanos, financieros y materiales para lograr sus inmorales e ilegales objetivos, mientras que los de los gobiernos de los tres niveles son limitados e insuficientes para prevenir y erradicar dichas conductas, las que lesionan a la población en general.

Para el penalista Enrique Fuentes Ladrón de Guevara, la “polarización” existente entre un elevado porcentaje de la población, funcionarios y militantes de los diversos institutos políticos, entre los que destaca el Movimiento de Regeneración Nacional, ha “contribuido en buena medida” a elevar los índices de violencia relacionados con este rubro, donde la tolerancia entre “fifis”, “Chairos”, neoliberales y conservadores es manifiesta. “Las confrontaciones verbales son el pan nuestro de cada día, seguidas de las físicas, dejando atrás las ideológicas. Todo lo quieren arreglar de manera violencia e imponer sus voluntades, aunque las mismas sean equivocadas”.

Para la organización civil Causa en Común, en septiembre del año pasado iniciaron las actividades relacionadas con las elecciones de junio próximo y de ese mes a la fecha se han perpetrado más de 60 homicidios políticos y aproximadamente 80 hechos en agravio de servidores públicos sin militancia política. “Hacemos un llamado a las autoridades para decirles lo obvio, que las buenas intenciones y los discursos no son suficientes. Nuestra democracia se encuentra en asedio desde varios frentes”, entre los que se encuentra el riesgo de participar en contiendas electorales”, refirió la presidenta de la organización, María Elena Morera.

Sobre el particular, Etellekt Consultores, estableció que poco más del 60 por ciento de los homicidios están relacionados con miembros de gobiernos municipales, casi el 30 por ciento con gobiernos estatales y el resto son del orden federal.

“Hace unos años vimos una elección violenta –en 2018 con 152 asesinatos–, con un contexto de polarización política que se está volviendo a repetir con un gobierno que no parece ser muy tolerante con sus opositores, y con opositores me refiero no solo a políticos, también periodistas y defensores”, puntualizó el director del corporativo, Rubén Salazar.

Los analistas cuestionados sobre el particular, entre ellos el penalista Mario Rojas, atribuyeron a la delincuencia organizada la violencia que sistemáticamente se genera antes, durante y después de las elecciones, máxime en las de junio próximo, en las que estarán en disputa mil 900 alcaldías, 15 gubernaturas, 500 diputaciones federales, cientos de disputaciones estatales y otros cargos. “Es incuestionable que en muchos de ellos aparecen como candidatos personales ligaos a la delincuencia”.

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: