Inicio / Justicia / Más de 600 militares asesinados en combate al crimen organizado

Más de 600 militares asesinados en combate al crimen organizado

En defensa de la seguridad y tranquilidad del pueblo mexicano, en abierta lucha contra las empresas criminales de la delincuencia organizada, particularmente la vinculada al narcotráfico, por lo menos 600 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional han perdido la existencia durante los últimos doce años, considerados como los más cruentos en el combate al crimen en cualquiera de sus manifestaciones. La mayoría de las bajas se han registrado en Tamaulipas, Guerrero, Jalisco, Sinaloa, Baja california, Estado de México, Tabasco, Michoacán y Veracruz.

De acuerdo a informes obtenidos en dependencias oficiales, como sería la propia Secretaría de la Defensa Nacional, Procuraduría General de la República y Comisión Nacional de Seguridad, hasta octubre del año pasado se tenían “perfectamente documentados” los homicidios de 530 militares de todos los rangos, quienes “ofrendaron sus vidas en beneficio de la sociedad en general. Siempre dieron lo mejor de ellos mismos para proteger a los gobernados y las instituciones, por lo que se les debe de rendir reconocimiento permanente”.

Tras puntualizarse que varios de esos servidores públicos dejaron de existir en persecuciones terrestres y aéreas contra los “emisarios del mal” y “promotores de la desgracia física y mental” de millones de seres humanos, las autoridades y organismos no gubernamentales que dan fe de los hechos refieren que la mayoría de los decesos de los soldados han sido por disparo de arma de fuego, particularmente de rifles y metralletas calibres 223 y 7.62. En algunos casos, se destacó, los comandos de la muerte han empleado metralletas calibre 50, mejor conocidas como Barret, con las que se presume derribaron, en Tlajomulco de Zúñiga, en el estado de Jalisco, un helicóptero de la SEDENA.

Se estableció que Tamaulipas, como se esperaba, es el estado en el que más bajas mortales se han registrado y que las mismas superan las 150. En la entidad operan los Cárteles del Golfo y Zetas y a los mismos se ha sumado el de Jalisco Nueva Generación, lo que ha convertido al estado en una bomba de tiempo. Se estableció que en las dos primeras empresas criminales operan una decena de células delictivas, las que en varias ocasiones han emboscado a las partidas militares, con resultados tráficos.

 

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2018