Existen entidades del país en donde las medidas para controlar la propagación del coronavirus son cada vez más radicales, ejemplo de ello es Jalisco en donde en tan solo tres días han arrestado a 71 personas por no llevar cubrebocas. 

Los municipios en donde se han llevado a cabo estas detenciones son Tlaquepaque, Tonalá y Guadalajara. Sin embargo no ha todos ha caído bien esta radicalización de las medidas para controlar el contagio de coronavirus. 

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ) de Jalisco ha emitido cinco observaciones por este tipo de arrestos, pues la preocupa pasar de una crisis sanitaria a una de derechos humanos. 

«Solicitamos al gobernador ya los presidentes municipales cinco puntos en el sentido de que nos preocupa que pudiera interpretarse o aplicarse de manera incorrecta el contenido de esas medidas. Deben ir encaminadas a proteger el derecho a la salud y a la vida de las personas», dijo el cuarto visitador de la CEDHJ, Javier Perlasca Chávez. 

Agregó que primero se debe amonestar en caso de incumplimiento, luego multar según la acción de que se trate y al final el arresto administrativo, y no al revés. 

Desde el pasado lunes 20 de abril, el gobierno de Jalisco, encabezado por Enrique Alfaro, estableció el uso obligatorio de cubrebocas para evitar la propagación del virus.