Inicio / Mundo / Investigan muerte de una mujer embarazada por mordidas de perros

Investigan muerte de una mujer embarazada por mordidas de perros

La joven, Elisa Pilarski, de 29 años, murió el sábado y poco antes había llamado a su pareja para comunicarle que se sentía amenazada por varios perros.

La justicia de Francia investiga la muerte de una mujer embarazada de seis meses a causa de las mordeduras que le propiciaron varios perros cuando paseaba por el bosque de Retz, al norte de París, donde se había organizado una cacería.

La joven, Elisa Pilarski, de 29 años, murió el sábado y poco antes había llamado a su pareja para comunicarle que se sentía amenazada por varios perros.

Cuando este llegó al lugar encontró su cuerpo lleno de mordeduras, indicaron los medios franceses.

En la misma zona se había organizado ese día una cacería y la justicia está analizando tanto a los perros que participaron en ella como a los propios canes de la víctima, con los que estaba paseando, para determinar cuáles le causaron las heridas.

La autopsia efectuada en el Instituto Médico Legal de Saint Quentin señala que la mujer falleció entre las 13 y las 13.30 (las 12 y las 12.30 GMT) por la hemorragia que le provocaron las mordeduras de los perros en las piernas, los brazos y la cabeza.

La investigación se ha abierto por “homicidio involuntario por agresión de perro”.

Te prometo que se hará justicia. (…) Cuida de nuestro hijo Enzo. Estáis juntos allá arriba, sin mí. No sé cómo voy a vivir sin ti”, dijo su pareja en un mensaje publicado en Facebook para agradecer el apoyo recibido.

Entre quienes han condenado lo sucedido se encuentra la actriz y activista Brigitte Bardot, que en una carta publicada en Twitter y enviada este martes a la ministra de Ecología, Elisabeth Borne, pidió que el Ejecutivo prohíba la caza esta temporada.

La intérprete denunció que este tipo de dramas suceden ante la “indiferencia culpable de las autoridades, sometidas a la voluntad de los cazadores, esa minoría armada que representa al 1,5 % de la población e impide al 98,5 % de los franceses disfrutar de los bosques con seguridad”.