Inicio / Ciencia / Explican la monogamia del topillo de la pradera

Explican la monogamia del topillo de la pradera

La monogamia es poco frecuente entre los animales mamíferos. El porcentaje de especies que mantienen un único compañero durante su vida no llega al 5%. Entre ellas se encuentra el topillo de la pradera (Microtus ochrogaster), un pequeño roedor de Norteamérica que forma vínculos de pareja estables durante los dos años que puede llegar a vivir si no es cazado por algún depredador o fallece prematuramente por otra causa.

Resultado de imagen para topillo de la pradera

Estos animales, que de adultos miden 15 centímetros y pesan 50 gramos, se caracterizan por ser altamente sociales. Se reparten de forma equitativa las tareas de cuidado de sus crías, coordinándose para que no queden desatendidas en ningún momento. Asimismo, es frecuente que si el macho muere, la hembra no busque otro compañero.

Su comportamiento presenta similitudes con el de los humanos, por lo que se ha convertido en un animal de especial interés para los científicos que estudian los comportamientos sociales. Esta semana, la revista Nature presenta un nuevo estudio protagonizado por estos topillos centrado en los mecanismos neuronales que hay detrás de la formación de parejas estables entre estos roedores. El estudio muestra cómo las interacciones sociales pueden activar los sistemas de recompensa en el cerebro que dan lugar a parejas monógamas entre dos individuos.

El equipo liderado por Robert Liu, investigador de la Universidad de Emory, en Atlanta (EEUU), tomó como modelo al topillo de la pradera para estudiar el circuito cortico-estriatal del cerebro, que controla la capacidad de los animales para alterar su comportamiento para obtener recompensas.

Los científicos registraron la actividad de este circuito en hembras de topillo durante periodos de seis horas en los que cohabitaron con machos. Su experimento reveló una relación entre la fuerza de la conectividad cortico-estriatal y la rapidez con la que se formaba la pareja, que se manifestaba en que mantenían relaciones sexuales y se acurrucaban.

 

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2017

 

A %d blogueros les gusta esto: