miércoles, mayo 12, 2021

Escandaloso tráfico de influencias, y actos de corrupción en PBI

Además de tráfico de influencias y actos de corrupción en la Policía Bancaría e Industrial, ahora se le vincula al director José Arturo Blanco Hernández, con líos de faldas.

Por Raúl Ruiz-Miguel Celaya/Reporteros.

De acuerdo a las denuncias de mandos y personal de tropa de la Policía Bancaría e Industrial,  informaron a unomásuno, que de nueva  cuenta el flamantísimo y corrupto José Arturo Blanco Hernández director de la Policía Bancaria e Industrial (PBI), volvió hacer de las suyas, ya que a su antojo realiza a su atojo o conveniencia cambios  al interior de la corporación. Entre ellos el del jefe Rigoberto Velázquez, a quién lo bajo a “SELENIO”, siendo que el mando policiaco, ya tenía tiempo siendo “Marfil”, y en su lugar coloco a gente sin carrera policial, y ni siquiera está preparada. Todo esto gracias a que el señor director, asegura, presume y grita a los cuatro vientos estar “bien parado”, con la jefa de gobierno.

Un caso de escándalo es el relacionado con la elemento adscrita a la PBI, Sarahí Montoya, que siendo raso, durante mucho tiempo y que siempre permaneció en los sectores «B» y «R». Resuelta que ahora, a su llegada como director de la PBI, José Arturo Blanco, nombro a Sarahí Montoya como parte de su escolta personal (aún y cuando esta no está capacitada ni preparada, para cumplir con dicha función), y luego para colmo de males, de la noche a la mañana  la subió de grados y ahora es inspectora “Selenio”,  por tal situación, los mandos de carrera policial se preguntan, ¿por el nombramiento, de Sarahí Montoya, de que meritos goza  o a cambio de qué?.

Cuentan los inconformes, que la conocidísima Sarahí Montoya, todos los que la conocemos, sabemos que le gustaba relacionarse con los Mandos, con los Deltas de la “B”, y demás oficiales, le gustaba granjearse a los mandos,  solo para que la tuvieran en  buenas condiciones, pero obvio no logro nada de que la cambiarán a buenos servicios.

Hasta que tuvo la oportunidad de que blanco la tomara como parte de su escolta personal, situación que lleno de indignación a los mandos de carrera, que todos los días exponen su vida por la sociedad, y aseguran como puede ser posible que un buen jefe de carrera policial como el jefe Rigoberto Velázquez , de manera humillante lo degraden, por darle preferencia a mujer sin meritos propios, ni trayectoria, tan solo por ser joven y atractiva.

Sarahí Montoya en menos de un año ascendió varios grados,  por qué habrá sido ,será cierto lo que dice la misma gente de Blanco, que ella cuando está con él, es muy atenta, para muestra de la soberbia de Sarahí,  ahí están unas fotitos de la nueva inspectora Selenio de la «B», que sube a las redes sociales, sin mayor recato, portando el uniformes y presumiendo sus insignias.

Un secreto a voces es el hecho que, al Director General de la PBI, le gustan las buenas compañías, dejando a un lado a personal capacitado, para realizar las funciones de escolta esto a costa de su propia seguridad.

Los mandos y la tropa inconformes, aseguran que la Policía Bancaría e Industrial hoy en día vive uno de los peores momentos, por la corrupción y el tráfico de influencias, mismas que se incrementaron con la llegada por dedazo de José Arturo Blanco Hernández, por lo que señalan los afectados,  que otra cosa sería,  que el director de la PBI, fuera nuestro jefe de años y de carrera Noé Castillo.

Por si fuera poco y con todo descaro, el mismo  José Arturo Blanco Hernández, manifiesta que él está bien parado y que el mismo Secretario  de  Seguridad  Ciudadana, Omar García Harfuch, no puede decirle nada ya que tiene órdenes de la Jefa de Gobierno y que si estaba bien apadrinado,  ahora mucho  más, ya que le dio 6 millones de pesos, mismos que correspondían a todo el personal operativo  de vales de pavo y mismos que pagan los usuarios, concluyeron.

Similar Posts