Inicio / Mundo / Es acusado Birmania de plantar minas contra rohinyás; ya van 300 mil exiliados

Es acusado Birmania de plantar minas contra rohinyás; ya van 300 mil exiliados

Amnistía Internacional denuncia que el ejército birmano ha colocado explosivos terrestres en la frontera con Bangladesh, donde prosigue el éxodo de esta minoría musulmana

El Ejército de Birmania (Myanmar) plantó minas antipersona en la frontera con Bangladesh, por donde han huido desde finales de agosto 300 mil musulmanes de la etnia rohinyá, según denunció hoy Amnistía Internacional, mientras prosigue el éxodo.

Tras entrevistar a testigos y expertos en seguridad, AI ha documentado el uso de estos dispositivos explosivos terrestres en el estado Rakhine (oeste de Birmania) y acusa directamente a las autoridades birmanas, quienes niegan cualquier implicación.

Al menos una persona ha muerto y tres, entre ellas dos niños, han resultado heridas de gravedad en cuatro detonaciones de minas, cuya utilización está prohibida por varias convenciones internacionales.

El 3 de septiembre, una mujer de 50 años perdió la pierna al pisar uno de los artefactos enterrados en el lado birmano de la frontera.

La nuera de la víctima, quien se encuentra en Bangladesh tratándose las heridas, relató a AI que su suegra salió del campamento a «buscar agua» y minutos después se escuchó una gran explosión.

Dos niños, de 13 y 10 años, también están siendo tratados por heridas que concuerdan con los daños causados por la explosión de minas antipersona y un hombre ha muerto, según las informaciones facilitadas por testigos a la organización no gubernamental.

Un rohinyá dijo a AI que encontró al menos seis minas plantadas en un área cercana al lugar donde se produjeron los incidentes y con la ayuda de otros pobladores, fueron capaces de desenterrarlas.

Según fotografías y videos a los que ha tenido acceso AI, los dispositivos utilizados son del tipo PMN-1, fabricados en la década de los 50 por la extinta Unión Soviética (por entonces aliada de la Junta militar que gobernó Birmania hasta 2011).

Este artefacto, que contiene una carga de unos 249 gramos de explosivo, está diseñado para causar la amputación de los miembros de la persona que la activa.

El uso de esta arma indiscriminada y mortal por parte de los militares birmanos, en caminos concurridos alrededor de la frontera, pone en peligro la vida de civiles», denunció Tirana Hassan, directora de AI para la respuesta de crisis internacionales.

Hasta la fecha, el Ejército birmano ni ha confirmado ni desmentido las informaciones, aunque el portavoz de la Oficina de la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, líder de facto del Gobierno y a cargo de la Consejería de Estado, negó esta semana que los efectivos gubernamentales hayan colocado las minas.

El portavoz gubernamental además señaló a los insurgentes rohinyás, a quienes calificó de «terroristas», como responsables de plantar los explosivos.

El Gobierno de Dacca ha elevado una queja formal ante las autoridades de Naipyidó sobre este asunto.

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2017