jueves, agosto 5, 2021

En la CDMX se gastan 10 millones de pesos por día Imperativo que penales sean autofinanciables

Por ROBERTO MELENDEZ S.

bobymesa@yahoo.com.mx

 

Los Centros de Readaptación Social que funcionan en el país, entre ellos los 13 de la Ciudad de México, deben ser autofinanciables, con lo que dejarían de ser, en la mayoría de los casos, “universidades del crimen”, en los que “conviven abiertamente” homicidas, narcotraficantes, secuestradores, violadores y otra “gama de criminales” con primodelincuentes, por lo que éstos “egresan “graduados o doctorados” en diversas disciplinas delictivas. En la capital del país las autoridades erogan diariamente un aproximado de 10 millones de pesos en la manutención de más de 27 personas privadas de su libertad, la mayoría de ellas jóvenes y de 30 a 40 años.

“Mientras a quienes tienen la desgracia de estar privados de su libertad no se les obligue a trabajar, realizar actividades productivas y educarse, difícilmente los penales mejorarán, dejarán de ser sucursales e incluso universidades del crimen. La fuerza laboral que existe en los cientos de cárceles de las 32 entidades federativas es enorme, pero lamentablemente está desperdiciada, ya que no se puede obligar a los reos a trabajar, estudiar o dedicarse a actividades redituables, que les permitan mejorar económica y educativamente”, puntualiza el penalista Enrique Fuentes Ladrón de Guevara, ex funcionario del Sistema Penitenciario.

De acuerdo a informes obtenidos en instituciones gubernamentales refieren que la población carcelaria en la ciudad de México, en promedio, es de 27 mil personas y que las autoridades citadinas tienen que erogar diariamente hasta 300 pesos por cada uno de ellos, ya que no sólo se cubren los tres alimentos, sino también se paga a custodios, vigilantes, personal administrativo, jueces, secretarios, agua, luz y otras necesidades que llegan a tener los reos, principalmente asistencia médica.

“Los reos deben dejar de ser una carga para sus familias y las propias autoridades, las que por medio de juristas, trabajadoras sociales, organizaciones civiles, diputados, senadores, criminólogos y otros especialistas buscar los mecanismos que permitan que las cárceles sean autofinanciables y se transformen en auténticos centros de readaptación social, que dejen de ser universidades del crimen, escuelas de la alta delincuencia”, acota Fuentes Ladrón de Guevara.

Según estadísticas, más de 23 mil personas se encuentran en los penales capitalinos por delitos del fuero común y casi tres mil del fuero federal. El 36 por ciento de la población carcelaria lo integran personas de 30 a 39 años, en tanto que de 18 a 29 años lo ocupan el 22 por ciento. Lo anterior, se subrayó, es una enorme fuerza de trabajo que lamentablemente se desperdicia, por lo que es imperativo que los reos, por ley, trabajen y paguen, con trabajo, su estancia en la cárcel, jueces, vigilancia y otras necesidades de los penales y los cientos de millones que se destinan para su manutención se empleen en otras cuestiones, como sería educación y salud”.

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: