Inicio / Justicia / «El Tiger» hizo crecer el cártel La Unión Tepito,  es egresado de la UNAM

«El Tiger» hizo crecer el cártel La Unión Tepito,  es egresado de la UNAM

 

 

Sus conocimientos  le permitieron planear y hacer crecer la fortuna ilícita

A sus 28 años Daniel Eduardo “N” hizo crecer La Unión Tepito, el cártel más poderoso y sanguinario de la Ciudad de México. Los conocimientos que adquirió en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lo formaron como licenciado en Administración de Empresas y le permitieron planear y hacer crecer la fortuna ilícita del grupo que nació en el Barrio Bravo.

Policías de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y de la Marina le seguían los pasos al joven licenciado al que consideraron como el hombre de confianza y principal operador de David “N”, alias el Pistache líder de la Unión Tepito.

En un lujoso departamento de Santa Fe, que rentaban por 32 mil pesos, detuvieron al exalumno de la máxima casa de estudios (considerada como la mejor universidad de Latinoamérica) a quien identificaron como “el cerebro financiero” de las ganancias que, basadas en venta de drogas, extorsiones, secuestros y trata de personas recibían a manos llenas.

La tarea de joven narcotraficante era además de hacer llegar las órdenes del Pistache, distribuir la droga, seleccionar los lugares a extorsionar y valorar los nuevos negocios para saber sí serían víctimas del cobro de piso.

Oriundo de las calles de Tepito, el administrador de empresas, obtuvo su apodo por los asesinatos que tiene en su historial delictivo, cada vez que mataba solía decir “una raya más al tigre”. Sin embargo, de aquel joven de barrio nada quedaba, el Tiger y su jefe, se esmeraron en borrar esas raíces.

Compraron ropa y calzado de marca, comían en los restaurantes más caros, pagaban cuentas de hasta 200 mil pesos y se movían en Mercedes del año. Hicieron todo para ingresar a las altas esferas de Polanco, Lomas y Santa Fe.

Al momento de su detención el lunes por la noche el temple del universitario no se quebró, contrario al llanto del Pistache, él solamente sonrió nerviosamente.

 

 

 

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2018