viernes, junio 25, 2021

Detectan pesca ilegal en 7 Áreas Marinas Protegidas de México

Al menos 236 embarcaciones mexicanas han realizado actividades de pesca ilegal en siete Áreas Marinas Protegidas (AMPs): Reservas de la Biosfera El Vizcaíno, Isla Guadalupe, Islas Marías, Pacífico Mexicano Profundo; los Parques Nacionales Revillagigedo, Arrecife Alacranes, el Sistema Arrecifal Veracruzano; y la Zona de Refugio Pesquero Punta Coyo, donde esa práctica pone en riesgo a decenas de especies amenazadas o en peligro de extinción, y entorpecen los esfuerzos por recuperar las poblaciones de especies comerciales, denunció la organización Oceana.

En el informe “Zonas de protección marina bajo amenaza: casos de pesca ilegal en áreas marinas protegidas (AMP) y zonas de refugios pesqueros (ZRP)”, Oceana destaca que en un periodo de 10 años (de 2012 a 2021) más del 10 por ciento de las embarcaciones registradas en el Sistema de Localización y Monitoreo Satelital de Embarcaciones Pesqueras (SISMEP), han realizado posibles actividades que violan las restricciones para proteger la riqueza de nuestros mares.

“Conocer lo que ocurre en el mar es fundamental para proteger su biodiversidad. Una de las mayores amenazas es la pesca ilegal. Para combatirla necesitamos transparentar la actividad pesquera, y poner esta información al servicio de las instituciones que deben hacer labores de vigilancia, como la Comisión Nacional de Áreas Nacionales Protegidas (Conanp)”, dijo Mariana Aziz, directora de campañas de Transparencia en Oceana.

Oceana –la mayor organización internacional dedicada exclusivamente a la protección de los océanos– utilizó la plataforma de Monitoreo de la Pesca en el Mundo (Global Fishing Watch), para detectar estas embarcaciones.

El análisis reveló que el caso más grave es el del Parque Nacional Arrecife Alacranes, donde se detectaron 106 embarcaciones con actividades en su zona núcleo, un perímetro en el que cualquier tipo de pesca está prohibida.

Alacranes es la estructura de corales más grande al sur del Golfo de México, donde habitan cuatro especies de tortuga en peligro de extinción (carey, laúd, caguama y blanca). Aquí hay 136 especies de peces, algunos de gran importancia comercial como el mero, rubia, pargo y 24 especies de tiburón.

Prohibir la pesca comercial en ciertas zonas permite que estas especies se reproduzcan y desarrollen, para después migrar a lugares donde la actividad pesquera es permitida.

La segunda AMP más afectada es el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano con 60 embarcaciones detectadas; y la tercera es la Reserva de la Biosfera Islas Marías con 47 registradas en su Zona de Aprovechamiento de Recursos Naturales Marinos, donde sólo se permite la pesca de consumo y de fomento, es decir, artesanal y realizada por la población local.

Se revisaron los permisos otorgados para pescar en esta Reserva y ninguno correspondía con los barcos detectados.

“Las Áreas Marinas Protegidas y los refugios pesqueros tienen como objetivo preservar ecosistemas y especies vulnerables. Son esenciales para mantener el equilibrio ecológico y la abundancia de las pesquerías, por lo que su vigilancia es fundamental.

“En estas zonas se protegen especies amenazadas como el tiburón martillo y el tiburón blanco, pero también permiten que las poblaciones de especies comerciales se recuperen y puedan ser explotadas en otros sitios”, dijo Azzis.

Similar Posts