viernes, mayo 14, 2021

Descarta la FGJCDMX sabotaje en incendio de subestación del Metro

Peritos de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) reportaron este viernes que el incendio registrado en la subestación eléctrica Buen Tono del Metro, ocurrido el sábado 9 de enero, fue “un accidente fortuito y no previsible”, por lo que descartaron que fuera provocado por un acto de sabotaje o que se derivara de la falta de mantenimiento. María Seberina Ortega López, coordinadora de Servicios Periciales de la FGJCDMX, informó en una videoconferencia de prensa que las investigaciones, en las que participaron 11 equipos periciales, concluyeron que la causa del incendio fue un corto circuito en el transformador identificado como TA-1, ubicado en la planta baja del inmueble de la calle Delicias, en la colonia Centro.

El pasado 9 de enero, se registró un incendio en el Centro de Control del Metro, ubicado en la calle Delicias, un hecho que afectó a miles de usuarios porque causó la suspensión temporal en el servicio de las líneas 1 a 6.

Ortega López, acompañada de Manuel Izquierdo Plata, director de criminalística; del ingeniero Leonardo Chávez Estévez, perito en mecánica, y del vocero de la FGJCDMX, Ulises Lara, señaló que el inmueble presenta daños totales en cinco de sus seis sus niveles, pues solo el piso seis registra daños parciales. Por ello, aún se analiza si el edificio puede ser rehabilitado o tendrá que ser demolido. También se dio a conocer que al día de hoy tampoco se tiene un avalúo total de los daños; se espera que a finales de mes se puedan dar a conocer más detalles. Tras el incendio, la fiscalía inició dos carpetas de investigación, una por los daños en el inmueble derivados del incendio y otra por el delito de homicidio culposo, ya que en el incendio murió una mujer policía. Según se detalló, “se pudo determinar que el fallecimiento de la occisa se debió a una muerte violenta por una precipitación, con una etiología de tipo accidental”.

El incendio se originó en la planta baja, específicamente en el transformador TA-1, y fue causado por un cortocircuito. Fue fortuito y no se trató de un hecho previsible. La magnitud de la expansión del incendio hizo que en menos de 15 minutos el área del transformador se encontrara completamente incendiada, lo que provocó temperaturas de entre 1,000 y 1,500 grados centígrados. El edificio tiene un sistema de supresión de incendios que funciona con base en el uso de CO2 (bióxido de carbono), el cual sofoca el incendio al desplazar el oxígeno. Este sistema, localizado en la planta baja, operó durante el siniestro, pero dada la velocidad de la propagación del fuego y con una de sus puertas abiertas, favoreció la propagación.

La coordinadora de Servicios Periciales recalcó que las conclusiones de la investigación son: “Como sugerencia, en base a todos los estudios realizados, se sugiere un cambio de los transformadores de dicho inmueble”, finalizó la perito.

Similar Posts