domingo, mayo 9, 2021

Debido a la crisis económica provocada por la Covid-19, más de tres millones de menores en trabajos peligrosos 

Por ROBERTO MELENDEZ S.

bobymesa@yahoo.com.mx

 

Más de tres millones de adolescentes, niñas y niños en México, con edades que van de los cinco a los 17 años, se están incorporados al “trabajo infantil”, cuando deberían estar en planteles educativos, recibiendo la atención, cuidado de sus padres, quienes debido a la pandemia del Coronavirus han perdido sus fuentes de trabajo, por lo que sus hijos, a efecto de llevar alimentos a sus hogares, se ven obligados a realizar labores que por ley no deberían realizar.

La situación es dramática, ya que la cifra de tres millones 300 mil menores que se emplean en las 32 entidades federativas tiende a incrementarse debido a la COVID 19, la que ha afectado severamente la economía de los mexicanos, refieren analistas y diversas organizaciones que realizan estudios sobre el trabajo infantil en nuestro país, problemática que es encabezada por los estrados de Oaxaca, Puebla, Chiapas, Michoacán, San Luis Potosí y Tlaxcala, aunque la situación no es privativa de dichos estados, donde la pobreza el manifiesta.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil, encabezada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, los 3.3 millones que enfrentan la citada situación representa poco más de 11 por ciento de la población infantil en el país, la que se aproxima a los 29 millones. No pocos de éstos, debido a la pandemia, habrán de incorporarse al trabajo y con ello ayudar al mantenimiento del resto de la familia, donde la mayor de las veces los padres son adultos mayores.

“De estos 3.3 millones, 2 millones estaban en ocupaciones no permitidas, actividades de mercado. Y 1.3 millones estaban en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas”, puntualiza la encuesta, en la que especifica que el trabajo relacionado con actividades no permitidas por la norma comprende a quienes laboran a una edad menor a la permitida por la ley o bien que quienes tienen la edad lo hacen en ocupaciones, sectores o lugares peligrosos.

Además, se destacó, los horarios son prologados, se ocupan en turnos nocturnos y también en labores que están prohibidas por la Ley Federal del Trabajo, entre ellas la realizadas en bares, actividades agropecuarias, la construcción y cantinas, por citar algunos lugares. “Hay 1.1 millones de jóvenes entre 15 y 17 años, y 700,000 niños de entre cinco y 14 años trabajando en actividades peligrosas”.

De igual forma se estableció que otro de los aspectos de la encueta se relacionado con trabajo no remunerado en actividades domésticas realizadas en condiciones no adecuadas y que en este rubro existen más de 19 millones de niños y adolescentes. En nuestro país, el trabajo infantil alcanza un 11.5 por ciento y en Oaxaca representa el 21.5; Puebla 18.3 y Chiapas18.3. La Ciudad de México, Baja california y Nuevo León, son las entidades en las que el problema tienen la menor presencia.

“Las principales actividades (en Oaxaca, Puebla y Chiapas) es el tema de la agricultura, pesca y ganadería, es decir, se concentra en las entidades que, de manera natural, tienen una alta proporción de actividad rural. Es complicado comparar el lugar que ocupa México respecto de otros países ya que se tienen estructuras muy diferenciadas y edades permitidas diferente, lo que dificulta comparar si México está mejor o peor que otros países”.

 

Similar Posts