miércoles, enero 27, 2021

Contrabando de armas, amenaza seguridad nacional Más de 17 millones “circulan” en México

Por ROBERTO MELENDEZ S.

bobymesa@yahoo.com.mx

 

Independientemente de bazucas, misiles tierra-tierra y tierra-aire, anualmente ingresan al país, provenientes Estados Unidos, más de 100 mil armas de fuego, la mayoría de ellas adquiridas por empresas del crimen organizado, la mayoría de ellas relacionadas con el tráfico de drogas, cartuchos y precursores químicos empleados para la producción, a gran escala, de drogas sintéticas, como los son el fentanilo y crystal. Se estima que en México “circulan”, en las 32 entidades federativas, entre 15 y 17 millones de esos instrumentos bélicos.

De acuerdo a organizaciones especializadas en el estudio de la citada problemática, al igual que en opinión de criminólogos, catedráticos y penalistas, entre ellos Enrique Fuentes Ladrón de Guevara, a lo largo de la frontera norte del país, sur de Estados Unidos, operan abiertamente más de 10 mil establecimientos en los que se pueden adquirir granadas de fragmentación, rifles de asalto, metralletas, pistolas de grueso calibre, bazucas y, en caso de que el cliente así lo solicitara, tanques de guerra. “El grueso de las armas llega a México de la Unión Americana”, sostienen los analistas.

Un elevado porcentaje de esos instrumentos de bélicos, instrumentos de muerte, son de grueso calibre. Destacan rifles de asalto y metralletas AK-47, mejor conocidas como “cuernos de chivo”, las que han prácticamente “inundado el mercado negro de armamento”, lo que se podía acredita de que en la colonia Morelos de la Ciudad de México, donde se venden, en promedio, en 10 mil pesos, hecho que “resulta aterrador”, por lo que autoridades de los tres niveles de gobierno han implementado diversos programas contra ese flagelo. Entre estos el iniciado por la exsecretaria de Desarrollo Social de la CDMX, ahora secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana de la Federación, Rosa Icela Rodríguez Velázquez, “Por tu Familia, Desarme Voluntario”.

Se destaca que como resultado del “desmedido armamentismo” que se registra en las 32 entidades federativas, en las últimas dos décadas aproximadamente 200 mil personas, la mayoría de ellas jóvenes que servían como sicarios a los Cárteles de la droga, han pedido la existencia. Es innegable que los Barones de la droga como jefes de sicarios, pistoleros, halcones, correos y otros individuos al servicio de las empresas del mal, han contado o cuentan con armas hechas y vendidas en los Estados Unidos, estimándose que en todo el país la población civil tiene en su poder más de 17 millones de pistolas, rifles, metralletas, bazucas y otros instrumentos bélicos.

“Es urgente replicar a nivel nacional programas de canje voluntario de armas, como actualmente se realiza en las 16 delegaciones políticas del Distrito Federal, donde ha logrado sentar precedente”, destacan los especialistas, en tanto que con base en información proporcionada por autoridades federales, estatales y municipales se estableció que en enorme flujo de armas que es ingresado anualmente al país “corre” por al menos dos mil brechas y caminos vecinales ubicados en las entidades fronterizas con la Unión Americana, entre las que destacan Chihuahua, Tamaulipas, Coahuila y Sonora, donde la presencia de contrabandistas es manifiesta, sin que haya poder humano que les someta.

“Ello debido a las millonarias comisiones que pagan a desleales servidores públicos, quienes al igual que los traficantes de armamento se han vuelto ricos a consta de la perdida de cientos de miles de personas. Las principales armas que se contrabandean son rifles de asalto y metralletas AK-47, calibre 7.62, metralletas A-15, calibre 223, fusiles Berret, calibre 50 y pistolas “five-seven”, mejor conocidas como “mata policías”. De acuerdo a la Encuesta de Armas Pequeñas del Instituto de Altos Estudios Internacionales de la Universidad de Ginebra, Suiza, en el mundo hay más de 650 millones de armas ligeras en manos de civiles y de esta cifra en México hay unos 17 millones.

Resulta lamentable y doloroso que miles de seres humanos, así hayan sido miembros de la delincuencia organizada, pierdan la existencia por medio del disparo de armas, las que son fabricadas y comercializadas, la mayor de las veces, en la Unión Americana, donde, de hecho, no hay restricción para la adquisición de cualquier arma o material bélico, acota Fuentes Ladrón de Guevara.

Se estima que Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Tamaulipas, Sonora, Baja california, San Luis Potosí y Oaxaca no traer pistola o alguna otra arma es como no tener sobrero, caballo o jorongo. Para el grueso de los jóvenes de estas y otras entidades lo importante es portar armas, esto es más importante que llevar alimento a sus hogares.

 

Similar Posts