viernes, junio 18, 2021

Concluyen expertos de la OMS que China y el mismo organismo internacional no actuaron con rapidez ante el coronavirus.

Un panel de investigadores indicó que el ocultamiento del brote en el gigante asiático contribuyó a que la enfermedad se disemine a nivel mundial: ya causó más de dos millones de muertes.

La OMS y China podrían haber actuado más rápido al inicio de la epidemia del covid-19, según conclusiones de expertos independientes encargados de evaluar la respuesta mundial y para quienes la propagación del virus se vio beneficiada por una “epidemia en gran parte ocultada”.

En su segundo informe, que debe ser presentado el martes durante una reunión de la Organización Mundial de la Salud, este panel de expertos (Grupo independiente de preparación y respuesta frente a las pandemias, IPPR por sus siglas en inglés) subraya que “al referirse a la cronología inicial de la primera fase de la epidemia, se constata que habría sido posible actuar más rápido sobre la base de las primeras señales”.

En su informe, el grupo determinó que era “claro” que “las medidas de salud pública podrían haber sido aplicadas con más fuerza por las autoridades sanitarias locales y nacionales de China en enero”.

El panel también criticó a la OMS por su lentitud al comienzo de la crisis, señalando que la agencia de salud de la ONU no convocó su comité de emergencia hasta el 22 de enero de 2020. Además, esa instancia no acordó declarar el nuevo brote de coronavirus como una Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional (PHEIC) -su nivel de alerta más alto- hasta una semana después. “No está claro por qué el comité no se reunió hasta la tercera semana de enero, ni tampoco está claro por qué no pudo llegar a un acuerdo sobre la declaración (PHEIC)… cuando fue convocado por primera vez”, dice el informe.

Desde el comienzo de la crisis, la OMS ha enfrentado duras críticas por su respuesta, con afirmaciones de que se demoró en declarar una pandemia y en recomendar máscaras faciales. La OMS fue objeto de un ataque especialmente feroz por parte del presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien acusó a la organización de cometer varios errores en su manejo de la pandemia y de ser un “títere de China”.

Con ese telón de fondo, los Estados miembros de la OMS acordaron el pasado mes de mayo una resolución en la que se pedía una “evaluación imparcial, independiente y exhaustiva para examinar la experiencia adquirida y las lecciones aprendidas de la respuesta sanitaria internacional coordinada por la OMS” ante la pandemia. Por ello, un grupo aparte de investigadores del organismo llegó la semana pasada a Wuhan para investigar los orígenes del brote.

 

Similar Posts