Inicio / Nacional / Con 26 globos blancos recuerdan a las víctimas del Colegio Rébsamen

Con 26 globos blancos recuerdan a las víctimas del Colegio Rébsamen

El 19 de septiembre de 2017 murieron 26 personas en el Colegio Rébsamen, de ellas, 19 eran niños que ahí cursaban la primaria.

Con 26 globos que fueron liberados, familiares y amigos recordaron a los niños y adultos que murieron en los escombros del Colegio Enrique Rébsamen en el sismo del 19 de septiembre de 2017.

A dos años del sismo que derrumbó una parte del colegio, los familiares realizaron una misa a un costado del inmueble donde perdieron la vida 19 menores de edad y siete adultos.

En una de las tarimas que rodea los edificios que quedan del colegio, los familiares colocaron cinco coronas con los nombres de Gloria, Alexa, Eduardo, Paola y Raúl, debajo de ellas hay ramos de flores con pétalos de rosas y veladoras.

En la mesa donde el padre ofició la misa hubo retratos de los niños que fallecieron durante el derrumbe.

La voz de una soprano acompañada con música de piano y violín fueron parte de los cánticos que se entonaron durante la misa.

La herida sigue abierta, en las mejillas del algunos de los familiares corrían lágrimas al recordar el siniestro que le arrebató a alguno de sus hijos, tampoco faltaron los abrazos para brindar consuelo, mientras que el padre que ofició la misa les pidió perdonar a los responsables de la caída del inmueble.

Al término de la misa, uno a uno los familiares de las víctimas tomaron en sus manos uno de los globos blancos para después dejarlo elevar al cielo.

Óscar Vargas, papá de Alexis que tenía siete años de edad y falleció en el colegio, se lamenta por no haber actuado en el primer sismo del 7 de septiembre para que cerraran el inmueble antes de que se derrumbara.

«Esta misa es por todo el amor y el cariño que les tenemos a nuestros hijos y lo hacemos para no olvidarlos.

«Esto se pudo haber evitado, después del primer temblor debimos cerrar la escuela para que se cayera sin niños, pero también nos damos cuenta de que el sismo no mató a nuestros hijos sino la corrupción con la que operaba este colegio, y todos los que tengan alguna culpa no tienen perdón porque nos cambiaron la vida», dijo Vargas.

A la misa también acudieron rescatistas, bomberos, binomios caninos y vecinos de la zona que acudieron al rescate de los menores después del sismo.