Inicio / Notimomento / CataluA�a en declive

CataluA�a en declive

Unos cientos de miles de personas salieron el fin de semana a las calles de Barcelona despuA�s de que el primer ministro espaA�ol, Mariano Rajoy, anunciase la destituciA?n del Gobierno catalA?n.

DifA�cilmente podrA�a haberlo evitado tras las maniobras del presidente regional, Carles Puigdemont. A pesar de todos los errores polA�ticos que Rajoy y su gobierno han cometido en el periodo previo a esta disputa, ningA?n estado puede consentir que se burlen de A�l.

Una parte de la poblaciA?n en CataluA�a da rienda suelta a sus sentimientos revolucionarios. Banderas, cantos y consignas rebeldes crean un sentimiento de uniA?n y orgullo. Existe una atmA?sfera de fiesta independista que abarca a jA?venes y viejos, parejas burguesas y universitarios rebeldes.

Un portavoz del gobierno en Barcelona dijo que ahora se debe proceder con sensatez sobre el desarrollo de los acontecimientos. Esta advertencia llega un poco tarde, despuA�s de que Carles Puigdemont y sus seguidores han hecho todo para echar leA�a al fuegoA� en los A?ltimos dos aA�os.

Hay paralelos con el «brexit». El entusiasmo por la independencia de CataluA�a en partes de la poblaciA?n se ve impulsado por una campaA�a masiva de desinformaciA?n. Sus partidarios se hacen tremendas ilusiones sobre el futuro polA�tico de una «RepA?blica de CataluA�a» y sus posibilidades econA?micas. Muchos no quieren saber nada de eso. Les estropearA�a los A?nimos y la ilusiA?n.

«NingA?n paA�s europeo reconocerA? independencia de CataluA�a»

Muchos independistas todavA�a creen que CataluA�a seguirA�a siendo un miembro de la UE, que la vida continuarA�a igual como hasta ahora y que Europa, de alguna manera, vendrA�a a ayudarlos. Cierran los oA�dos a todas las advertencias. De la misma manera que los seguidores del «brexit» no quisieron escuchar las advertencias sobre las consecuencias de una salida de la UE.

Los lA�deres del movimiento independista proporcionaron las informaciones falsas a las que ahora se aferra la gente. Ellos fomentaron un entusiasmo ciego que se apartA? de la realidad. Y Carles Puigdemont tambiA�n ayudA? en ello. Se puso al frente de un carro que no pudo controlar. Finalmente, tambiA�n la cadena regional TV3 se convirtiA? en un instrumento propagandA�stico a favor de la independencia.

Esta semana obligarA? a todos los actores de este drama a moverse dentro de un campo minado que fA?cilmente puede producir algunas explosiones incontrolables. Cuando el viernes se suspenda en parte la autonomA�a en CataluA�a, la situaciA?n puede empeorar.

Mariano Rajoy necesita escuchar a conocedores de la regiA?n para encontrar un camino entre la necesidad legal y la provocaciA?n evitable. SerA? muy difA�cil manejar una regiA?n semiautA?noma desde Madrid sin provocar a los catalanes mA?s de lo necesario. Este barril de pA?lvora puede explotar fA?cilmente.

A su vez, Carles Puigdemont tiene que demostrar si es capaz de manejar la situaciA?n con sensatez y racionalidad. Lo mejor serA�a que, despuA�s de su destituciA?n, abriera paso a un lA�der menos radical que establezca un diA?logo con Madrid. Por otro lado, podrA�a decidirse a proclamar la independencia y hundirse con toda la gloria de un mA?rtir del nacionalismo catalA?n.

Los prA?ximos dA�as mostrarA?n que camino tomarA? CataluA�a. Mucho apunta hacia una crisis larga y desgastante que pondrA? a prueba la democracia en EspaA�a y a su economA�a en riesgo durante aA�os. Pero para CataluA�a, el precio polA�tico y econA?mico de su sueA�o independista aumentarA? a medida que pasen los meses.

 

RedacciA?n unomA?suno

unomA?sunomx@gmail.com

D.R. unomA?suno, UTV 2017

 

 

A %d blogueros les gusta esto: