Inicio / Ciencia / Caja que guardaba los restos de la hija de un faraón

Caja que guardaba los restos de la hija de un faraón

La cámara funeraria de la hija de un faraón que durante 3.700 años había permanecido lejos de los focos, resguardada por las discretas arenas de la necrópolis de Dashur. Es el hallazgo que acaba de anunciar Egipto, un mes después de que se localizaran los restos de la pirámide de su padre, el monarca de la XIII dinastía Ameny Qemau.

Caja con los restos de la hija del faraón Ameny Qemau

«Después de retirar las piedras que cubrían la cámara funeraria, la misión ha descubierto una caja de madera tallada con tres líneas de jeroglíficos, que son rituales para proteger al difunto y su nombre», ha explicado Adel Okasha, el director de la expedición egipcia y el máximo responsable del cementerio de Dashur, un perímetro salpicado de pirámides ubicado a unos 40 kilómetros al sur de El Cairo y que, junto a las de Abusir, Saqara y Giza, son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

El hallazgo albergaba en su interior cuatro jarras de canopos (recipientes empleados por los embalsamadores durante el proceso de momificación del finado) y su nombre, que corresponde a la hija de Ameny Qemau, cuya desvencijada pirámide se ubica a unos 600 metros de distancia. Durante cerca de cuatro milenios, la caja ha guardado los restos de la princesa: el hígado, el intestino, el estómago y los pulmones. También ha aflorado un sarcófago antropoide en un estado de conservación muy precario.

El anuncio del ministerio de antigüedades egipcio arroja luz sobre uno de los descubrimientos más sorprendentes de los últimos meses. En abril un equipo de egiptólogos locales se topó con los restos de una pirámide desconocida hasta la fecha al norte de la pirámide Romboidal, con su característica doble inclinación causada por las modificaciones sufridas a mitad de obra. La estructura que ha sobrevivido al tiempo corresponde a su armazón interior. «Los restos descubiertos de la pirámide pertenecen a su estructura interna, que se compone de un pasillo que conduce a la zona profunda de la pirámide y una estancia que conecta con una rampa en el sur y con una sala en el costado occidental», detalló entonces Okasha. Días después de la publicación del descubrimiento, las autoridades descifraron la identidad del monarca a partir de un bloque de alabastro en el que aparecen 10 líneas verticales de jeroglíficos.

 

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2017

A %d blogueros les gusta esto: