sábado, julio 24, 2021

Biden lamenta muerte de oficial muerto en ataque al Capitolio

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró tener «el corazón roto» tras el fallecimiento del oficial William Evans, a consecuencia del ataque en las inmediaciones del Capitolio.

Como consecuencia del incidente un policía falleció y otro resultó herido tras ser atropellados y atacados con un cuchillo por un asaltante que fue mortalmente abatido junto al Capitolio de Estados Unidos.

A través de un comunicado, Biden, dijo que «sabe lo difícil que ha sido este momento para el Capitolio, para todos los que trabajan ahí y para los que lo protegen».  Asimismo, a nombre suyo y de la primera dama, Jill, envió sus condolencias a la familia del agente.

El mandatario mencionó que ha estado recibiendo información de su asesor de Seguridad Nacional y que tendrá «más actualizaciones a medida que avanza la investigación».

Además, agradeció «a la Policía del Capitolio, la Fuerza de Respuesta Inmediata de la Guardia Nacional y otros que respondieron rápidamente a este ataque». También ordenó que las banderas de la Casa Blanca ondeen a media asta en honor al policía asesinado.

Según explicó esta tarde la policía, el atacante embistió su vehículo contra una barrera de seguridad junto al Capitolio, salió del vehículo con un cuchillo en la mano y corrió a atacar a los dos agentes.

«Con gran tristeza anunciamos que uno de los agentes ha sucumbido a sus heridas», anunció Yogananda Pittman, jefa interina de la Policía del Capitolio, en rueda de prensa para comentar lo sucedido.

Pittman explicó que el atacante -que fue más tarde identificado por medios locales como Noah Green, de 25 años- fue disparado por los agentes tras salir del vehículo y esgrimir un cuchillo de manera «agresiva» contra ellos. Él murió después en un hospital de Washington.

Las autoridades han afirmado que la amenaza de seguridad ya ha concluido y que el suceso «parece» no tener relación con un acto terrorista.

Justo después de la una de la tarde, la Policía del Capitolio enviaba un mensaje a las oficinas de los congresistas en el que alertaba de «una amenaza de seguridad externa» y señalaba que las instalaciones quedaban clausuradas.

Inmediatamente, se produjo un enorme despliegue policial y de seguridad en los aledaños del Capitolio, en el centro de la capital estadounidense.

El Congreso se encuentra en receso por las vacaciones de Semana Santa por lo que los legisladores y senadores no se encuentran en su interior, y las instalaciones estaban prácticamente vacías.

Biden dejó la Casa Blanca esta mañana para pasar el fin de semana en la residencia de descanso de Camp David, a las afueras de Washington.

Similar Posts

A %d blogueros les gusta esto: