Notimomento
Inicio / Dinero / Analistas sugieren evitar temas “irritantes” al renegociar TLCAN

Analistas sugieren evitar temas “irritantes” al renegociar TLCAN

En la renegociación del TLCAN es importante que Canadá, Estados Unidos y México dejen de lado asuntos “irritantes” y se centren en mantener la posición dominante de Norteamérica en las cadenas de suministro global, señalaron analistas y legisladores canadienses.

De manera particular, recomendaron que Canadá llegue con un plan predeterminado, evite temas irritantes como las maderas blandas y los lácteos –que Estados Unidos acusa de estar subsidiados- y resalte los intereses comunes de la relación comercial.

La líder el Partido Conservador, Rona Ambrose, y la directora del Instituto Canadiense en el Centro Woodrow Wilson en Washington, Laura Dawson, aseguraron en un reporte dado a conocer este viernes que estas estrategias han funcionado en el pasado, aunque advierten que “no será fácil”.

Recordaron que el Acuerdo de Libre Comercio entre  Canadá y Estados Unidos fue el resultado de combatir una ola proteccionista de Washington y fue bien recibido porque fue “sensible y apeló a los intereses de los dos países”.

Incluso, ese “tratado pionero” incorporó reglas que fueron incluidas en subsecuentes acuerdos, como los de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Ambas analistas opinaron que Canadá tiene, con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), una gran “oportunidad de liderazgo”.

El contexto político en México y Estados Unidos “hará que sea difícil para cualquiera de los dos lados aceptar o retroceder las demandas del otro. Tocará a Canadá crear un entendimiento y encontrar áreas de convergencia e interés mutuo entre sus dos socios principales”, aseveraron Ambrose y Dawson. Para ello, el gobierno de Trudeau deberá llegar a la mesa de negociación con “piel gruesa” y estar listo a defender los intereses de Canadá, “incluso mediante amenazas creíbles de represalias”, añadieron las analistas en su reporte.

Asimismo, consideraron que es necesario ser “pacientes y persuasivos”, es decir, nunca perder el sentido de visión de una Norteamérica como un bloque comercial que se sembró hace casi un cuarto de siglo. Para asegurarse de que los tres países están “construyendo” y no “reincidiendo” es necesario que las negociaciones se centre en las nuevas formas de comercio, empezando por las industrias que más se benefician del TLC, como automotriz, agronegocios y aeroespacial, añadieron.

En su opinión, lo que necesita más atención son las industrias tecnológicas y los servicios de alto rendimiento, como ingeniería de software, animación, tecnologías limpias, ciberseguridad o construcción, que requieren que los gobiernos de Norteamérica les permitan hacer negocios transfronterizos. Ambrose y Dawson coincidieron en que el marco comercial del Tratado de Asociación Transpacífico y del recién Tratado de Libre Comercio entre Canadá y la Unión Europea pueden servir de base para la incorporación de estas nuevas formas de comercio en “el nuevo TLCAN”.

La siguiente ola de crecimiento de muchos negocios en la región depende de “mejores servicios aduaneros y una alineación regulatoria más profunda”, abundaron. Dawson adelantó que el Centro Woodrow Wilson aportará nuevas ideas en áreas de convergencia y fortalecimiento de los negocios en los tres países. “Como un país que cree en el libre comercio y que sabe cómo prosperar a partir de él, Canadá puede ejercer un liderazgo al marcar el tono (de las negociaciones) y hacer que esta segunda edición del TLCAN sea tan innovadora como lo fue la primera”.

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2017

A %d blogueros les gusta esto: