Inicio / Nacional / Alimentos, gasolineras y medios: no puede parar por COVID-19

Alimentos, gasolineras y medios: no puede parar por COVID-19

Ante la declaratoria de emergencia sanitaria nacional por la enfermedad coronavirus COVID-19, el llamado del Gobierno Federal es muy claro: reducir la movilidad de personas a lo estrictamente necesario. Se pide que la Iniciativa Privada (IP) colabore al reducir sus actividades y así evitar que empleados y socios acudan a los centros de trabajo. Sin embargo hay rubros que no pueden parar porque sus actividades son esenciales para no caer en una auténtica “parálisis económica” con consecuencias graves para toda la sociedad. Las autoridades establecieron un listado fundamental de las industrias y los sectores que deberán continuar en operación pese al reforzamiento de las medidas preventivas.

En la declaratoria de emergencia sanitaria nacional se plantea que las empresas privadas no esenciales detengan sus actividades. El escenario al que se llegó, según el corte informativo del 30 de marzo, es de 1,094 casos positivos de donde se desprenden 28 fallecimientos, junto con 2,752 sospechosos; se subrayó que desde el 13 de marzo inició la curva ascendente de registro de pacientes confirmados.

En el acuerdo del Consejo se determinó que las secretarías de Hacienda, de Economía, de Agricultura y Desarrollo Rural se reúnan con los sectores productivos que participan en la producción y distribución de la canasta básica, para llevar a cabo acciones eficaces que garanticen el abasto a toda la población.

A su vez se determina que los sectores considerados como esenciales para el funcionamiento fundamental de la economía son los siguientes:

Los del ámbito financiero y el de recaudación tributaria.

El de distribución y venta de energéticos, gasolineras y gas.

Generación y distribución de agua potable

La industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, mercados de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados.

Los servicios de transportes de pasajeros y carga.

La producción agrícola y pecuaria, así como la agroindustria.

La industria química y de productos de limpieza.

Ferreterías

Servicios de mensajería

Guardias en labores de seguridad privada

Guarderías y estancias infantiles, asilos y estancias para personas de la tercera edad.

Telecomunicaciones y medios de información

Servicios privados de emergencia

Servicios funerarios y de inhumación

Sector de almacenamiento y cadena de frío de insumos esenciales

Logística (aeropuertos, puertos y ferrocarriles).

Finalmente se indica todas aquellas actividades cuya suspensión pueda tener efectos irreversibles para su continuación.

A reserva de la experiencia que pueda verse y adoptarse de otras naciones que están en circunstancias más complicadas que nosotros por el COVID-19, el sector privado es una parte esencial para que la población entera no se paralice en esta circunstancia y evite “una muerte económica” de alcances y consecuencias incalculables.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: