viernes, mayo 7, 2021

Advierten médicos del líder opositor Alexei Navalny, encarcelado en Rusia, que puede sufrir un paro cardíaco en cualquier momento

El disidente del Kremlin, quien se encuentra en huelga de hambre, presenta un nivel de potasio en sangre “crítico”, según sus doctores, por lo que estos solicitaron acceso urgente e inmediato a su paciente

Un grupo de médicos que apoyan al líder opositor ruso Alexei Navalny han solicitado acceso inmediato al disidente, encarcelado y en huelga de hambre, después de alertar que el nivel de potasio en su sangre es “crítico” y que puede sufrir un “paro cardíaco” en cualquier momento.

El crítico más prominente del presidente de Rusia, Vladimir Putin, entró en huelga de hambre el 31 de marzo para pedir tratamiento médico para sus dolores de espalda y la pérdida de sensibilidad en ambas piernas.

Navalny cumple una condena de dos años y medio por acusaciones de corrupción en una colonia penal, en la ciudad de Pokrov, a unos 100 kilómetros al este de Moscú.

La doctora personal de Navalny, Anastasia Vasilyeva, y otros tres médicos, incluido un cardiólogo, pidieron a los responsables del penal acceso urgente e inmediato al disidente.

La carta dirigida al jefe del sistema penal federal fue publicada en la cuenta de Twitter de Vasilyeva este sábado.

“El suero de potasio está en 7,1 mmol/l. Estos son niveles críticos”, explicó la doctora en la red social.

“Eso significa que las funciones de ambos riñones están descompensadas, y que puede ocurrir un problema cardíaco en cualquier momento”, precisó.

Un nivel de potasio en la sangre superior a 6.0 mmol/l implica normalmente tratamiento inmediato.

En su carta conjunta, los doctores no descartan que Navalny, quien sobrevivió por poco a un envenenamiento con el agente tóxico Novichok, pueda sufrir un “paro cardiaco”.

Según el comunicado, los abogados de Navalny no pudieron visitarlo durante el fin de semana, pero los doctores consideran que tiene que ser atendido inmediatamente “teniendo en cuenta los exámenes sanguíneos y su reciente envenenamiento”.

Sus abogados y aliados exigen que sea trasladado a un hospital regular, pero el Kremlin informó que no tiene derecho a ningún trato especial.

Amnistía Internacional denunció que las autoridades rusas están sometiendo al político a “una muerte lenta” y su secretaria general, Agnes Callamard, exigió a Putin que Navalny sea tratado por sus médicos de confianza.

Más de 70 escritores, artistas y académicos, incluidos Jude Law, Vanessa Redgrave y Benedict Cumberbatch han pedido a Putin que se asegure de que Navalny reciba tratamiento adecuado, mediante una carta publicada.

El líder opositor aseguró el viernes haber recibido amenazas de alimentarlo en contra de su voluntad, usando “camisas de fuerza y otras delicias”.

En un mensaje en Instagram, Navalny afirmó que una funcionaria le dijo que un análisis de sangre indicaba que su salud se estaba deteriorando y que por eso lo amenazó con alimentarlo a la fuerza si seguía negándose a comer.

“Y entonces ella detalló los placeres de alimentarme a la fuerza. Camisa de fuerza y otras delicias”, dijo disidente del Kremlin, quien solicitó a las autoridades que no lo hicieran, “mencionando una cláusula de la ley”.

El dirigente opositor añadió que las autoridades del penal se negaban a que lo visitara su médico porque “temen que la pérdida de sensación” en sus piernas “esté vinculada con el envenenamiento” y reiteró que él tenía “el derecho absolutamente garantizado a ser examinado por un médico civil independiente”.

Similar Posts