Inicio / Nacional / Aconsejan elegir nombres de personas para evitar bullying

Aconsejan elegir nombres de personas para evitar bullying

 

Los nombres propios pueden ser causa de bullying a lo largo de la vida de una persona, por ello es necesario ser cuidadosos al elegirlos, procurar que tengan escritura clara y acrónimos sencillos, porque éstos forman parte de la identidad y la confianza individual. Hay niñas y niños que sufren agresiones en las escuelas por parte de sus compañeros o dentro de las mismas familias, debido a ciertos nombres que les fueron impuestos y eso les causa conflictos, como baja autoestima, inseguridad, vergüenza y hasta problemas psicológicos, comentó el director estatal del Registro Civil, Marco Alejandro González Juárez.

Ante ello, para evitar futuro daño a las hijas e hijos y para fortalecer su identidad personal, expertos recomiendas ser cuidadosos en la elección del nombre que se asigna al recién nacidos, investigar su significado, “españolizarlo” y defenderlo, así como promover una cultura del respeto. En entrevista, González Juárez informó que en Zacatecas se han dado casos de personas que desean cambiar su nombre, debido a la violencia que, a causa de éstos, reciben de amigos, compañeros y familiares. Como ejemplo de nombres extraños o poco comunes, refirió que en 1980 un niño en la entidad fue registrado con el nombre de Aniv de la I; en otro caso, a una persona se le nombró como Juan Pablo II; y el que ahora está de moda es Justin.

Se refirió al caso de un niño de cinco años que ha sido víctima de bullying en la escuela por su nombre José María de Jesús, por lo que sus compañeritos se refieren a él como María, en el sentido femenino para ofenderlo. También, refirió, está el caso de una niña llamada Penélope. El bullying también se da en nombres comunes, como Ma. de Jesús, llamando a las niñas sólo Ma en lugar de María, dijo González Juárez en entrevista exclusiva con Notimex, en la que exhortó a madres y padres de familia a seleccionar nombres adecuados, porque serán parte de su identidad.

El experto refirió que no hay nombres ofensivos, pero las personas los hacen denigrantes, por lo que consideró que se requiere fomentar una cultura del respeto en todos los sentidos y enseñar a niñas y niños a defenderlos. Dijo que en los Registros Civiles del estado, tal como lo establece el Código Familiar, los oficiales están obligador a orientar a madres y padres de familia cuando solicitan un nombre poco común, y si insisten en ponérselo al recién nacido deben hacerlo.

Los oficiales también deben registrar el nombre con la escritura que elijan los progenitores, puesto que desde el año 2000 no existen reglas ortográficas para éstos. De esa forma es que en la actualidad podemos encontrar nombres como Zebastián o Cebastián, en lugar de Sebastián, que sería el correcto; o Kristall en lugar de Cristal.

El director reiteró la necesidad de que madres y padres mediten y reflexiones sobre cómo quieren que a su hija o hijo se les llame toda la vida o los acrónimos que se derivarán del nombre, como de José sería Pepe. Asimismo, en un esfuerzo por combatir el bullying escolar y fortalecer la identidad personal, la diputada local, Isadora Santiváñez, presentó en el pleno una iniciativa para exhortar a quienes registren al infante a evitar el uso de nombres que puedan generar perjuicio.

La iniciativa de Proyecto de Decreto, que se revisa en la Comisión de Seguridad Pública y Justicia, propone adicionar un artículo al Código Familiar del Estado de Zacatecas, a fin de que las familias sean orientadas en la elección del nombre de sus hijos e hijas y éste no sea un factor de bullying en el futuro. En la justificación de motivos indica que “uno de los problemas sociales más preocupantes es la violencia y el maltrato en los centros educativos o laborales, a raíz de que algunos de los nombres propios representan un mensaje erróneo o de burla, provocando a quien lo porta un desarrollo negativo dentro de la sociedad”.

La orientación a madres y padres de familia sería para que no registren a infantes con nombre peyorativo, discriminatorio, infamante, denigrante, carente de significado o que constituya un signo, símbolo o siglas, apuntó. De esa forma se pretende evitar que en un futuro el ciudadano sufra de bullying, baja autoestima, actitudes pasivas o trastornos emocionales, señaló la legisladora.

 

 

Redacción unomásuno

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2017