Inicio / Justicia / Sanción a agresores de periodista

Sanción a agresores de periodista

En resolución cualitativa ejemplar, autoridades del Poder Judicial de la Federación sentenciaron al ex presidente municipal de Cacalchén, Yucatán, Pastor Agustín Canul Zárate, un ex comandante y cuatro policías municipales a ofrecer disculpas pública, reparar los daños, asistir a cursos sobre el respeto a derechos humanos y no molestar a un periodista que de manera arbitraria y violenta fue detenido por los ahora “ex servidores públicos”, en clara violación  a la libertad de expresión.

“El agente del Ministerio Público de la Federación obtuvo de un juez de control, con residencia en Mérida, Yucatán, la admisión del reconocimiento de responsabilidad de parte de seis personas por el delito de abuso de autoridad y la aprobación del plan de reparación del daño propuesto por la PGR en beneficio de un periodista agredido por ejercer su derecho a la libertad de expresión”, puntualizó la Procuraduría General de la República.

Expuso que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión logró la vinculación a proceso de los cuatro elementos policiales, por su probable participación en la detención con violencia y sin causa de un periodista, así como del entonces presidente municipal y del director general de la Policía Municipal, por su probable responsabilidad como autores intelectuales.

 

 

En audiencia pública celebrada en el Centro de Justicia Penal Federal en Mérida, el juez federal competente determinó que los imputados emitieran en el acto una disculpa pública por su actuación, que difundieran una disculpa en un medio de comunicación de elección de la víctima, que acudieran a cursos de capacitación en materia de derechos humanos, así como que pagaran daños materiales y psicológicos causados a la víctima y su familia, como medio para la reparación del daño.

Asimismo, la PGR logró que, los inculpados estén sujetos a supervisión por un período de seis meses, deberán mantener un trabajo lícito, observar  un comportamiento honorable en la función pública y en su vida privada, no ausentarse de su domicilio habitual, someterse a la revisión de la unidad de supervisión de medidas cautelares, así como abstenerse de molestar a la víctima y sus familiares.

“Respecto del imputado Pastor “C”, quien se desempeñaba como Presidente Municipal al momento de los hechos, el juez le ordenó aportar donaciones en especie en beneficio del Centro de Rehabilitación y Educación Especial de Mérida”. Se logró saber que el resto de los condenados responden a los nombres de Marco Antonio Quiñones Viento, Roque Adrián Dzul Uitz, Carmelo Antonio Nah Ahí, Bruno Francisco Dzul y Fredy Armando López Medina.

 

ROBERTO MELENDEZ S.

bobymesa@yahoo.com.mx

D.R. unomásuno, UTV 2018