Kendall Jenner rompe el silencio y confiesa lo difícil que fue conocer a Caitlyn

Kendall Jenner hija del medallista olímpico Bruce Jenner (ahora Caitlyn Jenner) habló de lo difícil que fue para ella, darse cuenta de que su padre se transformaba poco a poco en una mujer.

En entrevista con Harper’s Bazaar, recordó que durante su adolescencia había comenzado a encontrar “pistas” sobre el cambio de su padre. “Un esmalte de uñas por aquí, unas pelucas por allá. La investigación para saber qué era lo que ocurría duró mucho tiempo”, expresó.

En 2015, Bruce Jenner salió por primera vez en público convertido en mujer y aunque en ese momento, toda su familia le brindó su apoyo incondicional, para Kendall no fue nada fácil hacerse a la idea de que no volvería a ver al hombre que le dio la vida, sino a Caitlyn.

Según sus palabras, una madrugada en que bajó por un vaso de agua y vio por primera vez a su padre vestido de mujer, supo que nada volvería a ser igual: “Mi corazón se rompió. Allí estaba ella como realmente era, a las cuatro de la mañana. A esa hora era la única que podía ser ella, antes de que nosotros despertáramos”.

“Cuando nos dijo que Caitlyn sería verdadera, me enfrenté a meses muy emocionales. Si hablaba del tema lloraba. Es un sentimiento de luto… Obvio que la persona sigue allí, pero físicamente estás perdiéndolo. Era mi padre, el hombre con el que crecí (…) Honestamente empiezas a darte cuenta que la persona sigue viva, que está allí. Que sigue siendo una bendición. Que es asombroso. Me di cuenta de que debía de estar agradecida porque seguía teniendo a mi padre. Y de pronto todo comenzó a parecer normal”, confesó.

Actualmente Kendall de 21 años, está viviendo uno de sus mejores momentos a nivel profesional, pues su carrera como modelo, continúa en ascenso.

About Jacqueline Verduzco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Trump anuncia “gran reforma fiscal” para el miércoles

Trump ha tenido problemas como presidente para avanzar en su agenda de política interna, incluso en materia de impuestos, a pesar de que su Partido Republicano controla ambas cámaras del Congreso.