Inicio / Es Neta…? / “Confesión de policía canadiense”

“Confesión de policía canadiense”

¡De inocentes a culpables!

* * * Plantan evidencias y corrupción * * *

Vancouver, Canadá.- A esta redacción llegó información de un oficial de la Policía Canadiense y “lo he sido”, dice en su información, durante varios años. ¡Afirmándonos! Primero: “No deseo identificar qué fuerza policial o cuántos años, por temor a perder mi estatus de oficial y ser procesado penalmente por mi participación en lo que sólo se puede describir como negligencia criminal en curso, manipulación de pruebas, falsificación de pruebas, obstrucción de la justicia y corrupción en los niveles más altos.

Yo estaba asignado a un grupo de trabajo que involucró a varios inocentes, a los que se les culpó de diferentes casos como a Rabih Alkhalil, Larry Amero, Dean Wiwchar, Nicola Nero y Martino Caputo.

https://www.unomasuno.com.mx/confesion-de-policia-canadiense/
Rabih Alkhalil

Estos a los que se les enjuició en Toronto y Vancouver, Canadá, con evidencias mismas que fueron mentiras o simplemente sembraron pruebas y con éstas enjuiciaron a los probables responsables de delitos no cometidos.

Se llevaron a cabo varias redadas en viviendas que involucraban a estos individuos y dio lugar a que se confiscaran elementos de evidencia que son totalmente falsas. Algunos de éstos, incluyen, dispositivos PGP de BlackBerry, tarjetas SIM, fotografías, parafernalia de Hells Angels, pelucas, armas de fuego prohibidas, municiones y varios otros elementos de interés que se pueden encontrar en los registros de evidencia supuestamente relacionados contra estos individuos.

https://www.unomasuno.com.mx/confesion-de-policia-canadiense/
Larry Amero

De todos estos artículos, de gran importancia e interés fueron los dispositivos PGP y alguna documentación, que directamente resultaron pruebas fabricadas contra estos individuos”. Agrega el policía de Canadá, “que a lo largo de los años “he tenido testigos de que tanto los oficiales de policía como los abogados de la corona se comportan con una conducta delicada y participan voluntariamente y con conocimiento en la fabricación y falsificación de pruebas.

Por ejemplo, en un momento dado, mis compañeros y yo, tuvimos la contraseña de algunos de los dispositivos que fueron incautados a través de pruebas de pláticas telefónicas, donde el acusado dio su contraseña y en un documento, antes de entregarlo para su análisis cada vez que insertáramos correos electrónicos que implicarían más al acusado para garantizar veredictos de culpabilidad en sus juicios.

https://www.unomasuno.com.mx/confesion-de-policia-canadiense/
Dean Wiwchar

En ese momento pensé que lo que estábamos haciendo era para el bien mayor y que estas personas deberían estar tras las rejas. Insertamos un total de 14 correos electrónicos en ese dispositivo y se enviaron para su análisis poco después. Esto demoró varios días y requirió la asistencia de un técnico experimentado, por lo que se encontrará una brecha en la que algunos de estos dispositivos no se registraron.

“Los dispositivos registrados no fueron instantáneamente o fueron transferidos a diferentes oficinas. Un total de 37 correos electrónicos fueron insertados en estos dispositivos. Creo que estos correos electrónicos contribuyeron a la condena del Sr. Alkhalil en Toronto, porque los correos electrónicos que fabricamos lo implicaron directamente y creo que contribuirán a las condenas además del señor Amero y el señor Wiwchar en Vancouver. Al enterarme de que algunos de los abogados acusados planeaban solicitar su propio análisis de estos dispositivos, mis colegas y yo decidimos que era mejor si eliminábamos tanta evidencia como pudiéramos.

https://www.unomasuno.com.mx/confesion-de-policia-canadiense/
Nicola Nero

“Decidimos tomar medidas drásticas. Nos comprometimos a eliminar toda la evidencia física que pudimos para que no se pudieran realizar análisis de los dispositivos y también se descartó parte de la documentación incautada. En este punto, me negué a participar en más manipulaciones o corrupción y no participé en la destrucción de la evidencia. Sin embargo, mis colegas completaron el trabajo y vi con mis propios ojos una bolsa de pruebas que se retiró.

Que no se pudo determinar si insertamos o no algún correo electrónico. Hubo anomalías en los datos que no se pudieron arreglar y se habló de los abogados que ordenaron una nueva extracción de datos y posiblemente de que sus propios expertos examinen los dispositivos. Al enterarme de esto, a mis compañeros les preocupó que las anomalías se descubrieran y que los papeles que todos jugamos se descubrieran y que, como resultado, los acusados fueran dejados en libertad. Por consiguiente, ante el temor de perder sus empleos, combinado con el terror de ser liberados, varios presuntos delincuentes, prefieren quitarse la vida”.

https://www.unomasuno.com.mx/confesion-de-policia-canadiense/
Martino Caputo

Miguel Celaya

unomásunomx@gmail.com

D.R. unomásuno, UTV 2018